Una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que llegó el pasado lunes a Honduras para revisar la economía del país centroamericano, dijo hoy que el organismo financiero no ha recomendado que se suban los impuestos.

"No estamos recomendando en este momento que Honduras suba los impuestos", subrayó en rueda de prensa el jefe de la misión del FMI, Lisandro Abrego.

En lo que a materia cambiaria respecta, Abrego dijo que lo que el FMI ha expresado antes, es que haya "un poco más de flexibilidad cambiaria", de modo que la moneda nacional, el lempira, "pueda moverse un poco dependiendo de las circunstancias macroeconómicas específicas por las que atraviese el país".

Esa flexibilidad implica que también pueda bajar, "no estamos pensando exclusivamente en que los movimientos del tipo de cambio tengan que ser siempre en un dirección y que esa dirección sea hacia el alza", agregó.

La misión del FMI permanecerá dos semanas en Tegucigalpa para evaluar la economía hondureña, que atraviesa una situación difícil al cierre de 2012.

Abrego destacó que el equipo de trabajo del FMI está interesado en el estado de las finanzas públicas, de las cuentas del Gobierno Central y el sector público en general.

Otros temas de interés de los enviados del FMI son, cómo han marchado las recaudaciones tributarias, cómo está el gasto público, los temas de balanza de pagos, el desempeño del comercio internacional, las exportaciones e importaciones del país y la evolución de las reservas internacionales.

También conocerán sobre las entradas de capitales públicos y privados que ha estado recibiendo Honduras recientemente y cómo se ven las perspectivas hacia adelante, en el corto plazo, acotó Abrego.

En la rueda de prensa también participaron la presidenta del Banco Central de Honduras, María Elena Mondragón, y el subsecretario de Finanzas, Carlos Borjas.

Abrego reiteró que en esta visita no se está negociando un nuevo acuerdo económico con Honduras, que supone el acceso de recursos frescos para el país de la comunidad internacional para apoyo presupuestario.

Ante la crisis de las finanzas del país, la Secretaría de Finanzas solicitó el martes autorización al Parlamento para un préstamo de 4.900 millones de lempiras (unos 245 millones de dólares) para cerrar con los compromisos correspondientes a 2012.

Al respecto, Borjas dijo que el préstamo a solicitar al Banco Central sería cancelado en unos seis meses, y explicó que el Gobierno no pudo contar este año con la recaudación tributaria que esperaba, ni tuvo acceso a fondos externos porque no pudo suscribir un nuevo acuerdo económico con el FMI.

El presidente hondureño dijo en junio pasado que un nuevo acuerdo con el FMI no se ha suscrito porque el organismo exige una devaluación acelerada de la moneda.

No obstante, se espera que un nuevo acuerdo, similar al que concluyó en marzo pasado, por 18 meses, sea negociado en el primer trimestre de 2013, para lo que le resta al presente gobierno, que finaliza el 27 de enero de 2014.