El tribunal de apelación de Escania y Blekinge (Suecia) condenó hoy al delantero internacional sueco Alexander Gerndt a una pena de prisión, aunque con libertad condicional, por un caso de maltrato a su exmujer.

La sentencia consideró probado que Gerndt, de 26 años y que juega en el Utrecht holandés, agarró a su exmujer del cuello en abril de 2011, lo que le provocó moratones que fueron corroborados en el examen médico que se le practicó al presentar ese día una denuncia.

Gerndt no irá a la cárcel, sino que deberá pagar al Estado 60.000 coronas suecas (casi 7.000 euros) en concepto de 60 días de multa, además de una indemnización de 6.700 coronas (778 euros) a su exmujer, con la que tiene dos hijos.

El tribunal, que tiene su sede en Malmö, rebajó así en veinte días la multa al considerar que Gerndt había sido castigado en su actividad profesional cuando la Federación Sueca de Fútbol lo apartó de las convocatorias cuatro meses al conocerse la primera sentencia.

El delantero sueco fue absuelto de otros tres delitos de maltrato, incluido uno de agresión menor por haber lanzado de una patada una pelota de voleibol contra su exmujer y por el que sí había sido condenado en primera instancia.

Las dos partes habían recurrido la sentencia inicial de diciembre del año pasado, pero mientras la defensa solicitaba la absolución, la fiscalía pedía tres meses de cárcel.

Gerndt, que ha sido ocho veces internacional, explotó hace dos temporadas en la liga sueca cuando salió campeón con el Helsingborg y fue el máximo goleador de la competición, lo que valió un traspaso al Utrecht.

Aunque la Federación Sueca le levantó el castigo en abril, no fue incluido en la lista para la Eurocopa, aunque sí convocado para un amistoso contra Brasil en agosto pasado, pero se cayó a última hora de la lista por una lesión.

El seleccionador sueco, Erik Hamrén, decidió no convocarlo en cambio para el amistoso de hace unos semanas frente a Inglaterra, apelando al inicio del juicio de apelación como motivo.