Una mujer murió este miércoles a causa de un temporal de lluvias que azota desde anoche la región norte de Honduras, que ha provocado, además, inundaciones en zonas bajas, derrumbes y daños materiales, informaron hoy fuentes de socorro del país centroamericano.

La mujer fue identificada como Rita María Zelaya, de 21 años, quien murió por un deslizamiento de tierra en el sector de Baracoa, departamento caribeño de Cortés, dijo a los periodistas un portavoz del Cuerpo de Bomberos de Puerto Cortés.

Agregó que el temporal, que inició a las 19.00 horas locales del martes (01.00 GMT de hoy) ha provocado la crecida de ríos y quebradas en el sector de Puerto Cortés, y que está interrumpido el tráfico terrestre con San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante de Honduras.

En San Pedro Sula, que está ubicada a unos 45 kilómetros al sur de Puerto Cortés, las lluvias han causado inundaciones en partes bajas, por lo que varias familias en distintos barrios han comenzado a ser evacuadas, dijo el director regional de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Alex Extevez.

En algunos barrios no es posible la circulación de vehículos por el alto nivel del agua, según imágenes de la televisión local difundidas hoy.

Las lluvias también afectan otras comunidades del valle de Sula, que abarca los departamentos de Cortés y Yoro.

"Yo no he podido ir a trabajar porque no hay paso hacia San Pedro Sula, la lluvia no cesa", dijo por teléfono a Efe Kriss Alejandra Reyes, empleada de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) que vive en Puerto Cortés.

Las torrenciales lluvias que azotan la zona han provocado el derrumbe de árboles, rocas y tierra en varios puntos de la autopista que comunica a San Pedro Sula con Puerto Cortés.

En El Progreso, 27 kilómetros al este de San Pedro Sula, también se registran inundaciones en partes bajas, informó a Efe Heriberto Velásquez, un poblador que vive en el barrio La Guadalupe, a orillas de una autopista, una zona inundable que se localiza entre los caudalosos ríos Ulúa y Chamelecón.

El fenómeno, que no estaba pronosticado por las autoridades de Meteorología, obedece a un frente frío que afecta a la mayor parte del territorio hondureño, aunque las lluvias se registran solamente en el norte, según informaron los bomberos de Puerto Cortés.