El presidente de Uruguay, José Mujica, viajará mañana a Lima para la cumbre de la Unasur, después de que un problema de salud le impidiera asistir en la Cumbre Iberoamericana de Cádiz (España) hace dos semanas.

Fuentes de la Presidencia uruguaya confirmaron hoy a Efe el viaje del mandatario, que en los últimos días ha mantenido un ritmo de actividades públicas aparentemente inferior al habitual.

El gobernante, un exguerrillero de 77 años que arrastra dolencias crónicas, en parte debidas a los años que pasó en la cárcel durante la dictadura (1973-1985), suspendió sus actividades durante cuatro días el 15 de noviembre por el riesgo de sufrir una "trombosis grave" a causa de una vena obstruida en una pierna.

Según la agenda del mandatario en Lima, difundida en la web de Presidencia, Mujica partirá el jueves a las 09.30 horas (11.30 GMT) y llegará a primera hora de la tarde a la capital peruana, donde por la noche asistirá a una cena de honor organizada por el presidente anfitrión, Ollanta Humala.

El viernes participará en los actos centrales de la cumbre y las fuentes no descartaron que sostenga además alguna reunión bilateral, aunque no aclararon con qué mandatario. Su regreso a Montevideo está previsto para el sábado por la mañana.

Hace semanas que Mujica anunció su intención de reunirse con el mandatario venezolano para conversar a solas sobre la integración regional, pero no parece probable que esa reunión tenga lugar en Lima, pues Hugo Chávez viajó esta madrugada a Cuba para someterse a un tratamiento para reforzar su estado físico después del cáncer, según fuentes oficiales de Venezuela.

Uno de los temas centrales de la cumbre de Perú será la situación de Paraguay, suspendido de Unasur en represalia por la destitución del presidente Fernando Lugo en un juicio político en el Congreso en junio pasado.

Además de su inhabilitación temporal en ese organismo, Paraguay fue suspendido también del Mercosur, lo que permitió que los otros tres miembros del bloque, Argentina, Brasil y Uruguay, autorizarán el ingreso de Venezuela, trabado precisamente por la negativa del Legislativo paraguayo.

El prosecretario de la Presidencia uruguaya, Diego Cánepa, señaló esta semana sobre la cumbre limeña que "hay acuerdo en enviar una misión de observación al proceso electoral paraguayo para tener todas las garantías debidas, en un momento especial que está atravesando el pueblo paraguayo".

Paraguay celebrará elecciones en abril próximo y del resultado de las mismas depende al parecer en parte que se levante la suspensión en el Mercosur y la Unasur, integrada también por Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Uruguay, Venezuela, Chile, Guyana y Surinam.