Varios de los psiquiatras que analizaron la situación del soldado Bradley Manning, acusado de la mayor filtración de la historia de EE.UU., testificarán hoy en la ronda de vistas preliminares que se celebran esta semana.

El tema de las audiencias, que se prolongarán hasta el domingo, es el trato que recibió Manning tras ser trasladado a la prisión de la base militar de Quantico (Virginia) después de ser detenido en Irak.

El coronel Robert Oltman, excomandante del Batallón de Seguridad de Quantico será el primero en tomar el estrado.

Oltman es subordinado del coronel retirado Daniel Choike, que testificó ayer y estaba al mando de la base de Quantico durante la estancia de Manning.

Tras Oltman comparecerán los especialistas en comportamiento mental: el capitán de la Armada William Hoctor, el coronel del Ejército, Rick Malone, y el capitán de la Armada, Kevin Moore, ambos del Centro Médico y Psiquiátrico del Ejército Walter Reed.

Manning está acusado de haber entregado a WikiLeaks cientos de miles de documentos de Irak y Afganistán y 250.000 cables diplomáticos, en la mayor filtración de la historia de EE.UU..

Manning estuvo detenido en Quantico (Virginia) desde el 29 de julio de 2010 al 19 de abril de 2011, cuando fue trasladado a la base militar de Fort Leavenworth (Texas), desde donde es desplazado para estar presente en las audiencias.

Durante esos nueve meses fue obligado a permanecer 23 horas al día solo y se le denegó el permiso para hacer ejercicio en su celda de poco más de un metro por dos, según ha denunciado su abogado civil, David Coombs.

En la primera vista preliminar de esta semana, en la que testificó el coronel retirado Daniel Choike, que estaba al mando de la base de Quantico durante la estancia de Manning, Coombs denunció que su cliente fue castigado injustamente sin la supervisión psiquiátrica suficiente atendiendo a las órdenes de altos mandos.

Si la juez militar, la coronel Denise Lind encuentra que el trato que recibió Manning fue un castigo que viola la normativa de la detención preventiva podría desestimar los cargos, como pidió inicialmente Coombs, o reducir su sentencia si es encontrado culpable.

Choike señaló que eran conscientes de la "importancia del caso", así como de la "cobertura mediática" que generó, y señaló que se tomaron los procedimientos necesarios para evitar que Manning sufriera algún daño ya que tenían antecedentes de suicidio en Quantico.

El soldado Manning después de ser detenido en mayo de 2010 en Irak fue detenido en Kuwait, antes de ser transferido, donde los guardas indicaron que habían visto riesgo de que cometiera suicidio.

El entonces teniente general George Flynn, comandante general de Mando de Desarrollo de Combate del Cuerpo de Marines en el Departamento de Defensa, a quien la red de apoyo a Manning acusa de haber ordenado estas medidas, escribió varios correos Choike interesándose por Manning.

"Necesitamos asegurarnos de que hemos aprendido las lecciones del suicidio anterior", advirtió en uno de los correos a sus subordinados.

El abogado defensor, David Coombs, llamó la atención sobre el interés que podría tener un militar de tan alto rango en el caso de Manning, a lo que Choike aseguró que también era consciente del interés del caso, aunque señaló que no estaba interesado en los "detalles".

Manning, de 24 años, está acusado de 22 cargos, el más grave el de ayudar al enemigo por el que podría ser condenado a cadena perpetua.

Se espera que Manning testifique esta semana sobre el periodo que pasó en Quantico antes de que termine esta ronda de audiencias el domingo, aunque no se ha especificado cuándo.