La presidenta de Costa Rica Laura Chinchilla afirmó el lunes que la Organización de Naciones debe equiparar el combate al narcotráfico a la lucha contra el terrorismo para facilitar la movilización de recursos a los países afectados.

Chinchilla sorprendió con sus declaraciones a los funcionarios que conforman la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas de la Organización de Estados Americanos, reunidos en Costa Rica.

Para la gobernante, el narcotráfico debe considerarse "una amenaza para la paz y la seguridad del mundo" tanto como el terrorismo, lo que facilitaría la movilización de cooperación a los países más afectados, en especial a Centroamérica, región que sirve como puente del narco.

"Pese a los esfuerzos, las vidas sacrificadas y los millones invertidos a veces da la sensación de que no estamos ganando la batalla y que el narcotráfico gana terreno", señaló.

La propuesta, que Chinchilla llevará ante la ONU es parte de una serie de medidas que Costa Rica pretende implementar en la lucha contra el narcotráfico.

La mandataria también anunció medidas internas como un proyecto de ley para que los policías puedan realizar escuchas telefónicas, acción a la que hoy solo están autorizados los jueces, y una modificación constitucional para poder extraditar a otros países a los costarricenses ligados al tráfico de drogas.