Al menos 113 personas resultaron heridas entre ayer y hoy en unos enfrentamientos entre las fuerzas del orden y trabajadores que participaron en unas protestas convocadas ayer y hoy en la localidad tunecina de Siliana, a 127 kilómetros al sur de la capital.

Según informaron hoy a Efe habitantes de la ciudad, los choques comenzaron ayer y se reanudaron esta mañana, y en ellos las fuerzas de seguridad han empleado abundante material antidisturbios.

El sindicato mayoritario Unión General de los Trabajadores Tunecinos (UGTT) y varias organizaciones civiles convocaron ayer una huelga general que paralizó la vida administrativa y económica de Siliana, contra la degradación del empleo y la falta de oportunidades y para exigir el cese del gobernador provincial, Ahmed Ezine Mahyub, del partido gobernador islamista Al Nahda.

Ayer 24 personas recibieron atención médica debido a la fuerza empleada por los agentes antidisturbios para disolver la protesta convocada.

Anoche el gobernador declaró en un programa de la televisión nacional: "soy un funcionario nombrado por un gobierno legítimo que es quien debe evaluar mi rendimiento y juzgar mi misión. Por esto me mantengo mi puesto".

Las palabras el Ezine Mahyub provocaron los ánimos de los trabajadores que volvieron a salir hoy a las calles de la población.

Según la agencia estatal de noticias, TAP, 13 personas están heridas de gravedad y se encuentran ingresadas en hospitales de la capital.

Varios partidos de la oposición protestaron hoy por el "empleo de métodos represivos" por parte de las fuerzas del orden, lo que para ellos constituye "una violación del derecho a manifestarse pacíficamente".