Muchos empleados estadounidenses dedicaron hoy su pausa en el trabajo para hacer fila en los quioscos y comprar un boleto de lotería, alentados por un suculento premio de 550 millones de dólares, el segundo mayor de la historia del país.

Durante las últimas horas de venta se han comprado unos 130.000 boletos por minuto en todo el país, seis veces más que hace una semana, informó el director de la Asociación de Lotería Multiestatal, Chuck Strutt.

"Todo el mundo está comprando porque el bote es muy grande y es una época del año en que la gente tiene muchos sueños para comprar regalos", explicó a Efe Sean Davis, que admite sus bajas probabilidades de ganar.

"Pero quién sabe... cualquier cosa puede pasar", dijo este ciudadano, que estará pendiente de la combinación que salga esta noche: "Estaré con los dedos de la mano cruzados, claro que sí, y con los del pie también".

Un solo ganador podría ganar hoy hasta 327 millones de dólares brutos, pero las probabilidades de lograrlo son, según la compañía, de una entre 175 millones.

El premio se ha ido acumulando al no haber un primer premio en 16 ocasiones consecutivas, pero la compañía cree que ahora hay un 75 % de probabilidades de que hoy haya una combinación ganadora.

Clara de Valle confiesa que no es una compradora habitual de lotería pero pensó que sería "divertido" comprar un boleto al ver que "es una de las mayores cifras en la historia de la lotería".

Y como ella, centenares de miles de estadounidenses, ya que a medida que el valor del premio se ha disparado, la compra de boletos de los jugadores poco frecuentes ha crecido rápidamente.

Muchos empleados bajaban a los quioscos de venta cargados de billetes verdes para comprar números para todos los trabajadores de su oficina.

Sin un único ganador del premio Powerball desde el pasado 6 de octubre, el bote ha crecido hasta convertirse en el segundo premio más abultado de la historia de Estados Unidos, desde que el marzo pasado la lotería Mega Millions acumulara 656 millones de dólares.

Esta lotería se juega en 42 estados, el Distrito de Columbia (donde se encuentra Washington, la capital) y las Islas Vírgenes.

"Bajé de la oficina solo a buscar un café, pero como todo el mundo lo estaba comprando me dije 'compra uno", contó Nader Abed, que trabaja en el centro de la capital. "Es por diversión".