La lluvia adelantó el final de la última jornada de pruebas de los pilotos españoles de MotoGP Marc Márquez (Repsol Honda) y Álvaro Bautista (Go & Fun Honda Gresini) en el circuito de Sepang.

Márquez, que acumuló 41 vueltas, completó su programa de entrenamientos, aunque interrumpido nuevamente por la lluvia.

Primero retrasó su salida a la pista debido a lo mojado del asfalto por la tormenta que cayó por la noche, pero le dio tiempo a probar varias configuraciones en la puesta a punto de la RC213V con objeto de obtener información para llegar bien a los próximos entrenamientos, que tendrán lugar en febrero.

El equipo informa de que tenía previsto desarrollar al final del día una tanda larga, pero tras diez vueltas al trazado malayo tuvo que parar por la lluvia. Su mejor tiempo fue de 2:01.56, cercano al 2:01.355 del martes, el crono más destacado de estos días.

"Al principio del día el asfalto todavía estaba un poco mojado debido a la lluvia de ayer noche, como ya sucedió ayer por la mañana, así que no hemos salido a pista hasta las 11:45 horas. Hoy hemos probado muchas cosas, y aunque ya sabíamos que algunas no funcionarían, era importante analizarlo para hacernos una idea de qué dirección tomar en los entrenamientos que haremos aquí en el mes de febrero", explicó Márquez.

"En general, estoy contento porque mis tiempos han sido bastante constantes y siento que tengo un buen ritmo. Habíamos previsto una tanda más larga para el final del día, pero ha vuelto a llover sobre las cuatro y media", apuntó.

Bautista hizo trabajó junto a su equipo para evaluar la suspensión y los frenos y, como Márquez, su mejor tiempo fue el del segundo día con 2:01.950, ya que este miércoles rodó más lento (2:02.15).

Se había previsto una tanda para la tarde con la especificación del próximo año, pero no fue posible debido a la lluvia. El equipo Gresini, no obstante, anunció que ya había decidido la marca de las suspensiones.