Los dos partidos progresistas de la coalición gobernante en Grecia reiteraron hoy su apoyo al primer ministro, Andonis Samarás, tras el acuerdo logrado con el Eurogrupo, y descartaron que vaya a haber cambios en el Gobierno.

Dada la dificultad con la que el Ejecutivo sacó adelante las nuevas medidas de austeridad y el recortado presupuesto de 2013, el Gobierno de Samarás se había planteado una remodelación que, según los medios locales, ocurriría justo tras la reunión del Eurogrupo.

Sin embargo, el líder del partido socialdemócrata Pasok, Evangelos Venizelos, aseguró hoy tras una reunión de los tres socios de la coalición que "por el momento no se discuten cambios en el Gobierno".

En parecidos términos se expresó el líder de la formación centroizquierdista Dimar, Fotis Kuvelis, quien también descartó cambios ministeriales y dijo verse reivindicado en su "apoyo" a un Gobierno que "ha evitado la inestabilidad política".

Ambos políticos exigieron también que el Ejecutivo ponga en marcha "una política de desarrollo".

"Resulta urgente ahora tomar iniciativas de crecimiento y de protección social", dijo Kuvelis.

Venizelos señaló que el Gobierno debe recapitalizar los bancos y no a "los banqueros", y saldar las deudas estatales con las empresas privadas "para que haya liquidez en el mercado", algo que Samarás anunció hará cuando reciba 43.500 millones de euros del préstamo internacional a mediados de diciembre.