El Fondo Monetario Internacional (FMI) aconsejó hoy a México que mantenga la prudencia macroeconómica que le ha dado buenos resultados, y recomendó reformas que tengan en cuenta el envejecimiento de la población e incertidumbres a nivel global.

En la presentación de su informe anual del Artículo IV, el FMI destacó el sólido crecimiento económico de México pese a la crisis global, que se mantendrá en 2013 con un crecimiento estimado de alrededor del 3,5 %, "cerca del potencial a largo plazo" del país.

La institución da la bienvenida "a la administración entrante (de Enrique Peña Nieto) por su compromiso de mantener la prudencia en políticas macroeconómicas dentro del marco actual".

El informe recuerda que el país norteamericano "se ha beneficiado de la relativa buena marcha del sector manufacturero estadounidense" y considera que pese a lo moderado de la recuperación de EE.UU. "la demanda interna (mexicana) se espera que mantenga su buen momento".

El fondo señala que las autoridades mexicanas han contenido la inflación, mientras que la flexibilidad en los tipos de cambio ha servido para absorber los impactos y los riesgos externos, al tiempo que se ha conseguido que los tipos de interés estén a niveles históricamente bajos.

"La manera prudente y previsible en que México maneja su economía, así como sus abiertas cuentas de capital y corriente, las regulaciones transparentes para la inversión extranjera, han promovido la inversión foránea en años recientes", indican las conclusiones del informe.

"La tarea en el futuro será determinar la política monetaria adecuada dadas las condiciones cíclicas y las vientos desfavorables a nivel global", asegura el FMI.

El fondo también indica que para aumentar el potencial de crecimiento, México "necesitará reformas estructurales, incrementar la productividad e inversiones", así como una reforma fiscal "para hacer frente al envejecimiento de la población y una reducción de los ingresos del petróleo con respecto al producto interior bruto".