El público en el recinto Madrid Arena sobrepasaba en un 58 % de la capacidad del mismo durante la fiesta de Halloween, que en la madrugada del pasado 1 de noviembre terminó en tragedia con la muerte de cuatro jóvenes aplastadas por una avalancha de gente.

Según informaron hoy fuentes judiciales, el recuento final de las entradas de la fiesta del Madrid Arena arroja una cifra de 16.791, lo que supera sobradamente el aforo permitido para ese evento de 10.600 personas.

El recuento de las entradas que había en ocho urnas de esa noche y que encontró la Policía ha permitido a los investigadores deducir el número de boletos utilizados para entrar en el recinto.

Para los abogados de las familias de dos de las víctimas, Rocío Oña y Belén Langdon, el recuento ha demostrado que el aforo permitido se superó "inmensamente", y el promotor del evento, Miguel Ángel Flores, "mintió" al asegurar que únicamente había puesto a la venta 9.650 entradas.

Los letrados han coincidido en que a las casi 16.800 entradas que contenían urnas recogidas esa noche hay que añadir las 2.000 ó 3.000 personas que supuestamente se colaron y las que entraron con invitaciones de los DJs u otros, con lo que el número total de asistentes rondaría los 20.000.

Felipe Moreno, abogado de la familia de Rocío Oña, sostuvo que el número de entradas encontradas "pone en tela de juicio todas las declaraciones que se están efectuando tanto en la comisión de investigación del Ayuntamiento como ante el juez".

"Estamos hablando de un hecho gravísimo, de que intencionadamente se ha vendido un numero de entradas a sabiendas de que se superaba casi el doble del aforo permitido y comunicado", añadió.

El abogado de la familia de Belén Langdon, Abdón Núñez, aludió a que la Policía encontró las urnas en un pabellón anexo al Madrid Arena gracias a que el juez ordenó precintar el edificio, y recordó que, según ha reconocido la empresa organizadora de la fiesta, Diviertt, eran los empleados de ésta los encargados de guardarlas.

"A mi, personalmente, no me cabe ninguna duda de que se habían trasladado a otro sitio para intentar esconderlas", dijo el letrado.

El juez del caso, Eduardo López Palop, informó hoy a las partes de la querella presentada por los familiares de las víctimas para esclarecer responsabilidades de la tragedia de que se han solicitado nuevas personaciones en la causa, como las de algunos jóvenes que acudieron a la fiesta y una asociación.