Estados Unidos se opondrá mañana al reconocimiento de Palestina como estado observador en la votación de la Asamblea General de la ONU ya que lo considera un "error", indicó hoy Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado.

"Hemos sido muy claros con nuestros socios y aliados mundiales que vamos a votar no, que creemos que es un error y que hace que nuestros esfuerzos por volver a sentar a las partes en la mesa de negociación sean más difíciles", indicó Nuland en su rueda de prensa diaria.

En este sentido, la funcionaria estadounidense informó de que ya viajaron a Nueva York el secretario adjunto de Estado, Bill Burns, y el enviado especial de EE.UU. para la paz en Oriente Medio, David Hale, para reunirse con el presidente palestino, Mahmud Abás.

"Fuimos una vez más para intentar explicar nuestras ideas al presidente Abás, y exhortarle a reconsiderar su postura", agregó Nuland.

Ambos funcionarios, agregó, "reiteraron a Abás que nadie debería estar bajo la ilusión de que esta resolución va a producir los resultados que los palestinos dicen buscar, principalmente tener su propia estado, y vivir en paz con Israel".

"Esta resolución no les va a llevar a estar más cerca de convertirse en un estado (...) y de hecho puede que haga el ambiente más complicado", señaló Nuland.

De aprobarse, Palestina obtendría un estatus similar al que tiene en la actualidad El Vaticano que le permitiría el acceso a varias agencias del sistema de Naciones Unidas y a tribunales internacionales.

En esta ocasión se da casi por descontada la aprobación de la resolución, ya que no tiene que pasar por el Consejo de Seguridad, donde Estados Unidos tiene poder de veto, y sólo necesita el voto mayoritario en la Asamblea General.