La clase política y sectores de la sociedad civil de República Dominicana expresaron hoy opiniones divergentes en torno al discurso pronunciado ayer por el presidente del país, Danilo Medina, en el que analizó las ejecutorias de sus primeros 100 días al frente del Gobierno.

El opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD) consideró que al mensaje del gobernante le faltó dar respuestas efectivas y urgentes a problemas como el alto costo de la vida y otros que afectan a la mayoría de los dominicanos.

El presidente de esa formación, Miguel Vargas, dijo a medios de prensa locales que la reforma fiscal impulsada por Medina y aprobada en el Congreso Nacional, "ya empezó a mostrar sus efectos inflacionarios con el aumento de precios en los alimentos, las medicinas y otros artículos de uso cotidiano".

Censuró que Medina no incluyera en su informe aspectos como el déficit fiscal registrado en el último año, calculado en unos 187.000 millones de pesos (unos 4.675 millones de dólares).

Vargas reconoció, no obstante, que algunas medidas del Gobierno de Medina han sido "positivas", entre estas el plan de alfabetización, el otorgamiento de títulos inmobiliarios y la construcción de 28.000 aulas a ser sorteadas a los constructores locales en cada provincia.

Mientras, el exministro de Interior y Policía Franklin Almeyda, tildó de oportuna la alocución del jefe de Estado en razón de la tranquilidad y esperanza, que a su juicio, se irradió en el mismo, "a propósito de que estamos en medio de la festividad navideña".

Precisó que políticamente, el fondo del discurso cumplió su papel al "aplacar" y "traer sosiego", en este período cercano a las fiestas navideñas, que tradicionalmente marca una pausa o tregua política.

"Demostró que es un estadista. Me sentí orgulloso del presidente Danilo Medina", dijo Almeyda a través de un comunicado del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Sin embargo, el izquierdista Movimiento Popular Dominicano (MPD), afirmó que la alocución de Medina no tocó los problema determinantes ni mucho menos planteó soluciones concretas a la necesidades del pueblo.

El portavoz de la organización, Fernando Hernández, dijo a la prensa local que las palabras del gobernante solo sirvieron para "deleitar a los oyentes, como si estuviera en los días de su campaña presidencial".

Las palabras de Medina, quien defendió su gestión y enfatizó que hasta el momento ha cumplido al pie de la letra con sus promesas de campaña, también fueron analizadas por el economista Miguel Ceara Hatton, exconsultor local de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El experto dijo que aunque el discurso fue "positivo", Medina dejó entrever la posibilidad de un posible borrón y cuenta nueva, "que es una forma de comprar impunidad por adelantado".

Ceara Hatton se refirió así a los reclamos de grupos sociales de clase media que en los últimos meses han celebrado varias concentraciones en las que acusan al expresidente Leonel Fernández de ser el responsable del déficit fiscal que hoy sufre el país.

El presidente dominicano valoró la honestidad y la transparencia que, a su entender, ha caracterizado su accionar desde que asumió el control de la cosa pública el 16 de agosto pasado, cuando sustituyó a su compañero de partido, Fernández, quien gobernó por los últimos ocho años.