Varias decenas de personas resultaron hoy heridas durante la carga policial contra los campamentos levantados al noroeste de Birmania (Myanmar) por manifestantes que desde hacía unos días ocupaban en protesta una mina de cobre, informó la prensa.

La operación de las fuerzas de seguridad, que emplearon cañones de agua a presión y gases lacrimógenos, se produjo de madrugada y de forma simultánea en los tres campamentos montados en la explotación minera de Latpadaung, cerca de la localidad de Monywa.

Esta explotación minera fue adjudicada en 2011 a la corporación formada por la empresa Unión of Myanmar Economic Holdings Ltd., una de las sociedades de las Fuerzas Armadas birmanas, y la compañía china Wan Bao Company.

Los habitantes de la zona se quejan de que más de 7.800 acres han sido confiscados para este proyecto y exigen que se suspenda hasta que se haya debatido convenientemente en el Parlamento.

Entre los heridos, algunos por bengalas disparadas por los efectivos policiales, figuran mujeres y monjes que secundaban la protesta, indicaron al canal Eleven News varios testigos.

Los heridos fueron trasladados a los hospitales de Monywa y de Mandalay, la segunda mayor ciudad del país.

El desmantelamiento de los campos tuvo lugar un día después de las autoridades detuvieran a seis cabecillas de la protesta que comenzó la pasada semana.

La líder de la oposición y nobel de la paz, Aung San Suu Kyi, tenía previsto reunirse con los manifestantes en la mina con la finalidad de escuchar sus demandas.

Hace un año, masivas protestas llevaron al presidente de Birmania (Myanmar), el exgeneral Thein Sein, a suspender las obras de la presa de Myitsone, un proyecto de 3.600 millones de dólares (2.667 millones de euros) y financiado por China.