La embajadora estadounidense ante la ONU, Susan Rice, reconoció el martes ante los legisladores que se equivocó en la explicación inicial sobre el mortífero ataque del 11 de septiembre contra el consulado norteamericano en Bengasi, Libia, pero la admisión del error no logró apaciguar a tres senadores republicanos que han amenazado con oponerse a su posible nombramiento como secretaria de Estado.

En una reunión a puerta cerrada que la propia Rice solicitó, la embajadora respondió a preguntas de los senadores republicanos John McCain, Lindsey Graham y Kelly Ayotte sobre sus explicaciones iniciales, que fueron objeto de una lluvia de críticas. Con ella asistió el director en funciones de la CIA, Michael Morell.

Rice había atribuido el ataque — en el que murieron el embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, y otros tres estadounidenses — a una turba airada a causa de la difusión de un video antimusulmán en YouTube.

"Los temas de discusión proporcionados por los servicios de inteligencia y la evaluación inicial sobre la cual se basaban, eran incorrectos en un aspecto clave: No hubo protestas ni manifestaciones en Bengasi", dijo Rice en un comunicado después de la reunión.

"Aunque ciertamente desearíamos que hubiésemos tenido una información perfecta apenas unos días después del ataque terrorista, como suele ser el caso, las evaluaciones de inteligencia han evolucionado", añadió.

___

Los periodistas de The Associated Press Matthew Lee en Washington y Edith M. Lederer en Nueva York colaboraron para este despacho.