El presidente sirio Bashar Al-Assad, envió una misiva a su par venezolano, Hugo Chávez, a través de un alto funcionario de su gobierno.

El vicecanciller sirio, Faisal Al Mokdad, anunció el martes, en una conferencia de prensa en un hotel de la capital, que el gobernante sirio envió una carta privada a Chávez, pero se abstuvo de dar detalles de la comunicación alegando que se trata de "relaciones entre dos presidentes".

Al Mokdad, enviado especial del gobernante sirio, inició en la víspera una breve visita al país como parte de una gira internacional por la región que incluyó Cuba, Nicaragua y Ecuador.

Al ser preguntado sobre si el gobierno sirio tiene previsto hacer nuevas solicitudes de suministro de combustible a Venezuela, el vicecanciller no ofreció comentarios y solo indicó, a través de un intérprete, que "las relaciones entre Venezuela y Siria son muy avanzadas y nosotros manifestamos nuestro agradecimiento...al pueblo venezolano por el apoyo ofrecido económicamente y políticamente".

Desafiando las sanciones internacionales, la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) le ha suministrado en los últimos meses a Siria tres cargamentos de diésel, según han confirmado las autoridades.

Siria se encuentra sometida a sanciones internacionales por la violenta represión gubernamental, que según reportes ha causado miles de muertos.

En cuanto a la posibilidad de que se instalen misiles Patriot en la zona fronteriza de Turquía con Siria con el apoyo de la OTAN, Al Mokdad consideró eso como una "clara provocación", y dijo que Siria desea que no haya ningún acto de "provocación de parte de Turquía o la OTAN".

El alto funcionario señaló al gobierno de Turquía de "financiar y apoyar" a los grupos rebeldes sirios, a los que llamó "terroristas".

Al Mokdad alabó la posición que han mantenido Rusia y China frente a la crisis siria, y expresó que sus posturas están basadas "en principios".

Chávez ha defendido a su aliado árabe señalando que ha hecho "gigantescos esfuerzos" para hacer concesiones y llamar a elecciones, pero sostuvo que "nada de eso vale, lo que quieren es derrocarlo y eliminarlo".

El gobernante, de 58 años, ha denunciado que Estados Unidos y sus aliados han infiltrando terroristas en Siria para generar violencia y derrocar a Al-Assad.

El mandatario ha asegurado que en Siria se estaría siguiendo un patrón similar al que se aplicó para deponer el gobierno de su estrecho aliado libio, el fallecido Moamar Gadafi.