Es "un libro que explora la cara menos conocida del autor más conocido: Gabriel García Márquez como periodista y educador".

Así define la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) "Gabo, periodista", la obra que presentará la noche del martes en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México, sobre esta faceta del laureado Nobel de Literatura colombiano.

"Este es un libro que tiene más de tres años" de trabajo en cual colaboraron "escritores y periodistas de toda Iberoamérica y también fuera de (ella), como es el caso de (el periodista estadounidense) Jon Lee Anderson", dijo a The Associated Press el director general de la FNPI, Jaime Abello, en una entrevista telefónica desde Guadalajara.

"La gente sabe que (García Márquez) fue periodista, pero realmente no conoce a fondo los detalles. Todo el mundo lo reconoce como novelista", añadió.

El libro de 512 páginas es un compendio de escritos de periodistas y escritores sobre la obra como reportero de García Márquez, nacido en 1927 en Aracataca, un remoto poblado del Caribe colombiano, en el departamento de Magdalena y a unos 665 kilómetros al norte de Bogotá.

Incluye textos del escritor desde que fue reportero del diario El Universal de la ciudad de Cartagena --650 kilómetros al norte de la capital colombiana--, pasando por los meses de su mayor producción periodística en el diario bogotano El Espectador, hasta los artículos que hizo para la desaparecida revista colombiana Cambio.

"Gabo, periodista", explicó Abello, circulará en principio sólo en dos países: México y Colombia. En la cuna de García Márquez el libro se presentará el próximo 10 de diciembre para conmemorar que un día como ese, en 1982, el famoso escritor recibió en Estocolmo, Suecia, el Premio Nobel de Literatura.

Serán 10.000 ejemplares para México y 4.000 para Colombia que se distribuirán gratuitamente "con el propósito de realzar y poner ... a disposición de amplios públicos ... una muestra del muy valioso legado periodístico de Gabriel García Márquez, quien ha engrandecido con su quehacer y sus afanes el horizonte de la prensa en la patria de la ñ", expresó Consuelo Sáizar, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) mexicano, en una declaración difundida por la FNPI en su página en Internet.

A partir de 2015 el libro se venderá con fines comerciales en el resto de Iberoamérica.

"Gabo, periodista" también incluye una extensa entrevista con Mercedes Barcha, esposa de García Márquez, realizada por el escritor y periodista puertorriqueño Héctor Feliciano. De esa entrevista, Abello destacó "su autenticidad, su sinceridad (y) el que es un recorrido por la vida de ellos".

Sobre el ganador del Nobel de 85 años, que en los 90 padeció un cáncer linfático y cuya salud es siempre tema de preocupación en un país que lo reverencia, Abello dijo: "Nosotros le entregamos el libro. Él está muy tranquilo, muy bien... Brindamos con champaña con él y con su esposa Mercedes, con Héctor Feliciano y con (Consuelo Sáizar,) la presidenta del CONALCUTA".

García Márquez no estará en Guadalajara porque, según Abello, está retirado de la vida pública. "La condición médica pertenece al ámbito de su vida privada y por eso no tengo nada que decir al respecto".

En tanto, Héctor Feliciano, también en conversación telefónica con la AP desde México, dijo que la entrevista con Mercedes Barcha, la tercera que concede en su vida, se hizo recientemente en dos etapas: una en Ciudad de México y otra en Cartagena. "Fue muy buena, fue muy larga, fueron muchas horas, mucho tiempo juntos", expresó, al tiempo que destacó "su calidez y su 'caribeñida' porque, a pesar de que ha estado viviendo desde los 60 con algunas interrupciones en Ciudad de México, sigue siendo muy caribeña, muy colombiana caribeña".

En la entrevista, dijo Feliciano, Barcha recordó muchas anécdotas, como aquella de agosto de 1966 cuando García Márquez envió a la Editorial Suramericana (Buenos Aires, Argentina) el manuscrito de su obra cumbre, "Cien años de soledad", en dos despachos porque el dinero no les alcanzaba para enviarlo en un solo paquete.

Las dos sesiones de la entrevista, agregó Feliciano, de 56 años, fueron con el escritor y su esposa juntos. "De hecho, él interviene un poco en la entrevista".

"Está muy bien", se limitó a decir sobre la salud del laureado escritor.

Otro de los invitados en el libro fue el veterano periodista colombiano José Salgar, actualmente de 92 años y quien lleva casi 80 en el oficio porque, como él mismo lo recuerda, ingresó a la sala de redacción de El Espectador cuando aún era un niño.

El artículo de Salgar aborda hechos desconocidos del reportaje "Relato de náufrago" que García Márquez escribió en 1955 por entregas para El Espectador, sobre la historia de Luis Alejandro Velasco y cómo éste logró sobrevivir durante 10 días en alta mar en el Caribe .

"Es el momento en que García Márquez estaba tratando de inyectarle calor Caribe al periodismo bogotano, que le parecía muy frío", explicó Salgar en diálogo telefónico. "Entonces Gabo llegó a aprender periodismo conmigo porque decía que la literatura no daba nada de plata y que el periodismo al menos le daba un puesto permanente", agregó Salgar, quien para esa época era jefe de redacción de El Espectador y, por ende, del entonces naciente escritor.

Cuando el náufrago Velasco llegó al país, recordó Salgar, "la noticia era demasiado fría y ya había pasado, pero se llegó a un momento en que (en El Espectador) se le dijo a Gabo: 'Póngale usted cosas, sin desvirtuar la verdad, con un poco las arandelas literarias que usted ha aprendido y con el color caribe que usted quiere meterle al periodismo bogotano".

Entonces, agregó, García Márquez "hizo eso y comenzó una serie extraordinaria (porque) empezó a sacarle a este tipo (Velasco) una cantidad de cosas que no había dicho. Por ejemplo, que el barco había naufragado porque llevaba contrabando, un barco oficial".

Para la época en que García Márquez escribió "Relato de náufrago", el país vivía bajo la dictadura de Gustavo Rojas Pinilla, un general con corte populista que gobernó a Colombia entre 1953 y 1957.

En concepto de Salgar, la publicación de la serie sobre la historia de Velasco contribuyó en parte a la caída del dictador, pese a que el hoy Nobel tuvo que abandonar el país con rumbo a Europa "porque estaba amenazado".

El valor que tiene "Gabo, periodista", para Salgar, "es que 10 o 15 amigos muy cercanos de 'Gabo' en todo el mundo cuentan cosas que le pasaron a él y que no eran conocidas".

Respecto de la salud de García Márquez, dijo que "tiene enfermedades delicadas, pero se las están cuidando la familia y los médicos, pero en general su porte está muy bien".

Finalmente Salgar recordó la última conversación que tuvo con García Márquez. "Fue cuando me llamó a felicitarme por mis 90 años", dijo. "Esa conversación fue muy cálida (y ambos concluimos) que no había pasado nada en 60 años".