El presidente del Gobierno italiano, Mario Monti, advirtió hoy de que la sanidad pública podría no ser garantizada en el futuro si no se encuentran nuevos modos para financiarla.

En un mensaje enviado con ocasión de la presentación de un centro de investigación en un hospital de Palermo (sur), Monti afirmó que la crisis ha afectado a todos los sectores, y "la medicina no es una excepción".

"El futuro de los sistemas sanitarios nacionales, incluido el nuestro, del que estamos orgullosos, podría no garantizarse si no se encuentran nuevas formas de financiación para los servicios y las prestaciones", dijo.

Monti añadió que el actual Ejecutivo "es un aliado" de los investigadores y que el objetivo actual es "volver a ver la luz, después de correr el peligro de ser arrastrados por la emergencia financiera".

En la ley de presupuestos presentada por el Ejecutivo tecnócrata y que se encuentra en trámite de aprobación en el Parlamento se ha decidido un recorte en los fondos destinados a la Sanidad pública de 600 millones de euros en 2013 y de 1.000 millones en 2014.