El Globo de Shakespeare, el teatro al aire libre en Londres que atrajo al público moderno a la experiencia dramática en la intemperie sin importar el estado del tiempo, está construyendo una nueva sala bajo techo.

El Globo develó el martes los detalles de su nuevo teatro techado, que estará junto al teatro con forma de O y estilo isabelino a orillas del río Támesis.

Construido según planos del siglo XVII, le permitirá al público mantenerse abrigado y seco mientras ven puestas a la luz de vela de obras del Bardo y sus sucesores.

"Esperamos sea una revelación tan grande como este edificio", dijo el director artístico del Globo, Dominic Dromgoole, en referencia al teatro al aire libre que abrió en 1997. "En pocas palabras, es como volver al futuro".

El Teatro Sam Wanamaker, nombrado en memoria del fallecido actor y director estadounidense acreditado como responsable de la recreación moderna del teatro de Shakespeare cerca de su sitio original, abrirá sus puertas en enero de 2014 y le permitirá al Globo ofrecer por primera vez funciones durante todo el año.

Modelado en líneas generales a semejanza del desaparecido teatro Blackfriars donde la compañía de Shakespeare, los Hombres del Rey, se presentaba en el invierno, el espacio enmarcado de madera podrá albergar a 350 espectadores, entre sentados y de pie.

Dromgoole dijo que al mejor estilo del siglo XVII, "aglomerará a mucha gente en un espacio muy pequeño". Y en otro ejemplo de autenticidad, el teatro será iluminado solo con velas.

Martin White, experto en iluminación teatral y asesor del proyecto, dijo que con técnicas de seguridad modernas el uso de fuego en un teatro de madera puede ser perfectamente seguro y que convencer a la Brigada de Bomberos de Londres resultó sorprendentemente fácil.

"Me sorprendió bastante", dijo. "Realmente se interesaron en el proyecto. Creo que querían ver llamas vivas iluminando una actuación en un teatro. Mostraron gran entusiasmo, y ese siempre es el mejor comienzo para cualquier cosa".

Dromgoole apuntó que el Globo tiene un historial de obtener permisos para modificar las reglas de construcción. En los 90 se convirtió en el primer edificio con techo de paja en Londres desde el Gran Incendio de 1666, cuando quedaron prohibidos.

El nuevo teatro es construido en base a dibujos hallados en la Universidad de Oxford en la década de 1960, los planos más antiguos para un teatro techado que sobreviven.

Farah Karim-Cooper, quien dirige el grupo de investigación arquitectónica del Globo, dijo que la meta era "construir un teatro que Shakespeare pudiera reconocer", más que reconstruir un teatro en particular.

Wanamaker, quien murió en 1993, soñaba con un teatro techado junto al Globo y una estructura se construyó como parte del proyecto. Pero las limitaciones financieras evitaron su terminación al mismo tiempo que el Globo.

Individuos e instituciones benéficas han aportado la mayor parte del costo de 7,5 millones de libras (12 millones de dólares) para el nuevo teatro.

Cuando se inauguró el Globo de Shakespeare, reinaba el escepticismo; algunos pensaron que sería una recargada trampa turística. Pero terminó siendo todo un éxito, al atraer a un millón de visitantes al año y conquistar al público y la crítica con producciones que usaron técnicas escenográficas del pasado para arrojar nueva luz sobre las viejas obras.

Producciones de "Ricardo III" y "Noche de Epifanía" protagonizadas por el ex director artístico del Globo Mark Rylance recibieron grandes elogios en el West End de Londres el mes pasado tras haberse presentado en el Globo durante el verano.

Dromgoole dijo que el nuevo espacio ampliaría el repertorio de la compañía para incluir trabajos de dramaturgos jacobinos que siguieron a Shakespeare, como Thomas Middleton o John Webster.

"Lo hacemos como un experimento", dijo Dromgoole. "Lo hacemos como un salto a lo desconocido".