La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, canceló su presencia, por problemas de agenda, en la cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que se celebra este viernes en Lima, informaron fuentes oficiales.

Según la estatal Agencia Brasil, que cita a la Secretaría de Prensa de la Presidencia, Rousseff no participará en la cumbre como inicialmente estaba previsto, debido a "compromisos internos".

El vicepresidente brasileño, Michel Temer, será el encargado de representar a Brasil en la cita.

El motivo de la cancelación parece estar relacionado con el hecho de que el viernes vence el plazo para que la jefa del Estado sancione o vete el polémico proyecto de ley que modifica el reparto de las regalías del petróleo en el país.

Según la Agencia Brasil, la presidenta, que mañana participa de una conferencia industrial en Argentina y el sábado en el sorteo de la Copa de Confederaciones en Sao Paulo, se halla además sumida en los preparativos de la Cumbre del Mercosur, que tendrá lugar en Brasilia a inicios de diciembre.

Los presidentes de la Unasur se reunirán este viernes en Lima para analizar el avance del proceso integrador regional y tomar una decisión sobre el futuro de Paraguay en el grupo.

La Unasur está formada por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam, Uruguay, Venezuela y Paraguay. Este último fue suspendido del bloque.