Cerca de un centenar de parejas de la comunidad LGBTI rechazó hoy en Bogotá con una "besatón" las recientes declaraciones de un congresista colombiano que tildó el sexo entre homosexuales de "sucio, asqueroso y excremental".

Convocados a través de las redes sociales, los participantes se congregaron frente al Congreso de la República, ubicado en la Plaza de Bolívar, para reclamar además los derechos de las lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI).

Hace una semana, el congresista conservador Roberto Gerlein anunció su voto negativo a un proyecto que busca permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

"Miro con repulsión el catre compartido por dos varones. Es un sexo sucio, asqueroso, merece repudio, es un sexo excremental", dijo Gerlein antes de calificar a los homosexuales como personas afectadas por la "tragedia de la esterilidad".

"Estoy con mi pareja para expresar nuestra indignación por los comentarios del senador, que parece que no vive en este siglo", dijo a Efe Nicolai Rodríguez, un joven homosexual.

Rodríguez reivindicó su derecho a actuar de acuerdo a su sexualidad y forma de pensar, y matizó: "Nosotros no le pedimos tolerancia, pero sí que respete, respete y respete".

El presidente del Senado, Roy Barreras, se disculpó ante los participantes de la "besatón", entre los que también había heterosexuales.

"Como presidente del Senado le ofrecí excusas públicas a toda la comunidad LGBTI del país, por las declaraciones discriminatorias de uno de los miembros del Congreso. Aquí se respetan las opiniones personales, pero no se aceptan actos discriminatorios", sostuvo Barreras.

Por su parte, Lorena Duarte, de la comunidad transgénero, rechazó en declaraciones a Efe que "el tema de la religión lo permee todo y la normatividad en Colombia no contemple otras formas de sentir", algo que a su juicio ha de cambiar pronto.