El paro baja a buen ritmo en el Reino Unido, pero los contratos que se firman no superan los seis meses, por lo que el Gobierno, que busca empleo de larga duración, no ha alcanzado sus objetivos, informó hoy el Ministerio de Trabajo.

Las cifras muestran que las políticas de empleo han funcionado para más de 200.000 personas, que encontraron trabajo entre junio de 2011 y julio de 2012, pero de ellas, solo 31.000 han conseguido mantenerlo durante seis meses o más.

En porcentaje, se observa que el ambicioso plan puesto en marcha por el Ejecutivo del conservador David Cameron funcionó a medias, ya que solo consiguió empleo de larga duración un 3,53 por ciento de los que encontraron trabajo, muy lejos del 5,5 por ciento de objetivo que se había marcado el Gobierno británico.

El secretario de Estado de Trabajo, Mark Hoban, defendió que el programa "aún se encuentra en sus primeros días" y centró su atención en las "miles de vidas que ya han sido transformadas" y en el tiempo que aún queda para mejorar los datos.

"Este plan ofrece apoyo a los solicitantes hasta un periodo de dos años, pero estos resultados son en cierta medida positivos y algunos empresarios pueden construir sobre ellos", apuntó Hoban.

Los empresarios británicos reciben por este plan una estimulación económica que oscila entre 3.700 y 13.700 libras (entre 4.500 y 17.000 euros) por cada trabajador que contratan, dependiendo de lo difícil que les resulta hacer frente a una nómina más cada mes.

Por el momento, el Gobierno mantiene su estimación de cara a 2017, año en el que espera que hasta 2,4 millones de personas hayan encontrado trabajo con este programa laboral.

Unirse al plan es "obligatorio" para los mayores de 25 años que estén en el paro desde hace un año o para aquellos menores de esa edad que acumulen hasta nueve meses sin trabajo.

Pueden permanecer hasta dos años en él, por lo que las casi 900.000 personas que en estos trece meses se han inscrito tienen aún casi un año por delante para encontrar trabajo.