Irak anunció el martes que donará 100.000 barriles de petróleo a la vecina Jordania para ayudarle a superar sus penurias económicas.

La decisión tomada por el gabinete iraquí podría significar un intento del gobierno chií de ofrecer apoyo a uno de sus vecinos suníes. Cientos de miles de iraquíes han huido a Jordania debido a la violencia que se generó tras la invasión a Irak comandada por Estados Unidos en 2003.

Jordania anunció este mes aumentos en los precios de los hidrocarburos, lo que generó protestas en todo el país que alcanzaron niveles violentos en algunas zonas. En algunas incluso demandaron algo sin precedentes: la renuncia del rey jordano Abdulá II.

Según un acuerdo con Irak, Jordania compra 15.000 barriles de petróleo al día, a un precio preferente de menos de 18 dólares por barril, un quinto del precio en el mercado internacional.