Una huelga que desde este lunes sostienen centenares de trabajadores contratistas ha paralizado en el norte de Chile, el yacimiento minero Caserones de la empresa Lumina Copper Chile, perteneciente a un conglomerado japonés, reconocieron hoy sus ejecutivos.

"Se han vuelto difícil las condiciones en el campamento, resultan riesgosas", indicó el gerente de Asuntos Externos y Comunicaciones de Lumina Cooper Chile, Jaime Andrade, tras los enfrentamientos vividos en las últimas horas entre los huelguistas y la policía.

Andrade señaló que por seguridad fueron evacuados unos 4.000 trabajadores del campamento minero hasta que se resuelvan las demandas salariales de los contratistas.

El campamento minero, situado a 162 kilómetros al sureste de Copiapó y a unos 810 kilómetros al norte de Santiago, sufrió el destrozo de su casino, se encuentra sin suministro de energía eléctrica y la principal ruta de salida al mineral está bloqueada por los huelguistas.

La principal demanda de los trabajadores contratistas es el aumento de un bono, de acuerdo con la antigüedad laboral que, según Manuel Pino, portavoz de los movilizados, ha sido ignorado por Lumina Cooper.

El proyecto Caserones, que representa una inversión total de 3.000 millones de dólares y cuya vida útil se calcula en 28 años, explota cobre fino, sulfuros, concentrados y cátodos.

La perspectiva de producción para el 2013 y 2014 es de 180 mil toneladas.