Honduras y Nicaragua son dos de los países que más han sido afectados por el cambio climático entre 1990 y 2010, según un estudio difundido hoy en Managua por un organismo ambientalista local.

La organización no gubernamental Centro Humboldt presentó el Índice Global de Riesgo Climático 2013, elaborado por el organismo ecologista alemán Germanwatch, que estudió los eventos climáticos extremos de la última década del siglo XX y la primera del presente en 179 países.

Honduras aparece como el país más impactado por el cambio del clima con un promedio de 329 personas muertas por año, mientras Nicaragua es el tercero con 160 fallecidos cada año en las últimas dos décadas, según el estudio de la organización alemana divulgado este martes en Managua.

Haití, en la quinta posición, y la República Dominicana, en la décima, son los otros países latinoamericanos más afectados por el cambio climático, de acuerdo al estudio.

El Centro Humboldt, basado en el estudio de Germanwatch, indicó que "ocho de los diez países más afectados tienen renta baja o renta media", incluido Honduras, Nicaragua, Haití y la República Dominicana.

La lista la completan Birmania (2), Bangladesh (4), Vietnam (6), Corea del Norte (7), Pakistán (8) y Tailandia (9).

Durante las dos décadas, un total de 15.000 eventos climáticos extremos, como huracanes, inundaciones y tormentas, causaron la muerte de 530.000 personas a nivel global, según el informe.

Germanwatch calculó las pérdidas materiales en 2,5 billones de dólares y advirtió que los impactos seguirán siendo "potencialmente peligrosos" si no se realizan acciones para mitigar y adaptarse al cambio climático.

El estudio incluye una lista de los diez países más afectados por el cambio climático en 2011, en la que aparecen El Salvador, Brasil y Guatemala, además de Tailandia, Camboya, Pakistán, Filipinas, Estados Unidos, Laos y Sri Lanka.

Germanwatch explicó que ambas listas reflejan que existen dos maneras en que el cambio climático afecta a los países.

La primera es continua, como el caso de Honduras, que cada año sufre impactos negativos. La segunda es por casos excepcionales, como Birmania, que en un año (2008) sufrió el 87 % de sus afectaciones históricas.