El Gobierno de Ecuador instó hoy a la Legislativa a que derogue los acuerdos de inversión firmados con otros países porque establecen como centro de resolución de disputas el Ciadi, el tribunal arbitral del Banco Mundial.

Ecuador suscribió 23 tratados de ese tipo, con países como Argentina, Países Bajos, Chile, Canadá, Venezuela, España y Estados Unidos, pero el único que ha sido derogado hasta ahora es el firmado con Finlandia, según explicó viceministro de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira.

"Es mandatorio que la Asamblea Nacional termine este trámite de denuncia", aseveró en una conferencia sobre el tema Fander Falconí, Secretario de Planificación Nacional.

Falconí dijo que el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) "favorece al capital extranjero" y consideró prueba de ello el fallo contra Ecuador en una demanda interpuesta por la compañía estadounidense Occidental (Oxy).

Ese tribunal ordenó en octubre a Ecuador pagar 1.770 millones de dólares más intereses por una supuesta violación del Tratado Bilateral de Inversiones con Estados Unidos.

El Ciadi suspendió la ejecución de la condena temporalmente tras recibir un pedido de anulación del país andino, aunque los intereses de la indemnización siguen acumulándose.

Falconí dijo que Ecuador ha estado sujeto a 25 arbitrajes en el Ciadi y que ha cumplido con todos los pagos establecidos en los fallos hasta ahora.

La Constitución de Ecuador, aprobada en 2008 con el respaldo del Gobierno, prohíbe que las disputas comerciales entre el país e inversores extranjeros se diriman en instancias de arbitraje fuera de América Latina, lo que excluye al Ciadi, cuya sede está en Washington.

La Corte Constitucional ha emitido informes de inconstitucionalidad sobre 11 de los tratados de inversión suscritos por Ecuador, explicó Falconí.

El siguiente paso es el voto en la Asamblea Nacional, que ha derogado los tratados de Alemania, Reino Unido, Francia y Suecia.

No obstante, para que esta decisión sea efectiva se necesita un pronunciamiento adicional del Ejecutivo, que aún no lo ha hecho, por lo que esos cuatro acuerdos siguen vigentes, aclaró Rivadeneira.

El vicecanciller dijo que muchos países con los que Ecuador mantiene diálogos comerciales quieren abordar también la protección a las inversiones, en vista de la probable derogación de los tratados ahora vigentes.

Rivadeneira explicó que el modelo de acuerdo de comercio para el desarrollo que plantea el Gobierno a otros países no trata ese tema, una "falencia" que quiere suplir con la elaboración de un convenio específicamente para ese asunto.

La cancillería prevé tener un borrador de ese nuevo acuerdo "a finales de año", para su presentación a las otras instancias de Gobierno y al presidente, Rafael Correa, explicó.

El texto establece que en las disputas entre empresas extranjeras y el Estado las partes deberán agotar primero las instancias judiciales ecuatorianas y posteriormente podrán ir a un centro de arbitraje en América Latina, explicó Roberto Betancourt, subsecretario de relaciones comerciales internacionales.

Ecuador impulsa la creación de ese centro en el seno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).