La evolución de su personaje y la dimensión "emocional" de todos los que componen la historia son las razones que llevaron a Gerard Butler a participar en "Playing For Keeps" en cuanto leyó el guión, según aseguró en una entrevista con Efe.

Se trata de una comedia romántica que se estrenará el 7 de diciembre en Estados Unidos y que habla de las segundas oportunidades en la vida y del esfuerzo de un hombre por madurar y convertirse en un buen padre.

Butler interpreta un papel alejado de las películas que le dieron a conocer, como "300" y más cercano a algunos de sus trabajos mas recientes, como "The Ugly Truth".

"George no es un tipo perfecto, de alguna forma se halla perdido, pero está creciendo y haciendo un esfuerzo real por hacer las cosas con su familia de forma diferente, y eso es conmovedor", explica hoy Butler.

El actor (1969) da vida a un jugador de fútbol que ha llegado a lo más alto de su carrera profesional, pero que ha perdido su fama y su fortuna y decide regresar a la ciudad en la que viven su exmujer y su hijo, con el que intenta "volver a conectar" para tener "una segunda oportunidad en la vida".

La película, dirigida por Gabriele Muccino, autor de "En busca de la felicidad" (2006), en la que también se aborda la importancia del lazo paterno-filial, muestra el proceso que tiene que seguir el protagonista para "madurar y convertirse en un padre responsable y preocupado", según Butler.

Sin embargo, lograr este propósito se convierte para el personaje en una ardua tarea, debido a que decide entrenar al equipo de fútbol en el que juega su retoño y las madres solteras del resto de niños, interpretadas por Catherine Zeta Jones y Uma Thurman, no tardan en fijarse en la antigua estrella deportiva y ser sensibles a sus encantos.

"Eso da lugar a situaciones muy divertidas, pero George realmente quiere demostrar a su familia que ha madurado, y aprende que hace falta realizar sacrificios para ser una persona en la que se pueda confiar", explicó Butler, quien comparte cabeza de cartel con Jessica Biel.

Así, además de fortalecer la relación con su hijo, el protagonista se enfrenta al "redescubrimiento del amor" con su exmujer.

"Ambos tienen dosis de frustración y arrepentimiento por los años que han malgastado, y son dos personas con una química muy fuerte pero que no saben qué va a pasar si vuelven a estar juntas en una relación más realista, en la que aceptan quiénes son y confían el uno en el otro", describió el intérprete de "Tomorrow Never Dies" (1997) y "300" (2006).

Butler remarcó que la comedia romántica se trata del "envoltorio perfecto" para contar esta historia, ya que "entre los momentos de hilaridad puedes transmitir mensajes más profundos, cómo qué significa ser un buen padre o una madre que quiere proteger a su hijo, y hacer que la audiencia se ría, llore y luego vuelva a reír".

El actor confesó que se siente "totalmente" identificado con su personaje, y que "todo el mundo puede entender que, cuando empieza la película, George está intentando parecer divertido, valiente, aparenta que nada le afecta, pero en realidad está perdido, roto y no tiene nada en la vida".

Esta evolución y la dimensión "emocional" de todos los personajes son los motivos que impulsaron al artista a participar en esta cinta en cuanto leyó el guión.

Otro de los alicientes que le llevaron a aceptar el papel fue el resto del elenco, cuyo talento "hace alcanzar niveles muy altos a la película", según Butler, quien añadió que trabajar con Biel, Thurman y Zeta Jones fue para él "una experiencia muy especial".