El futbolista serbio Almir Gegic, que permaneció prófugo desde junio de 2011 tras vinculársele con un caso de arreglo de partidos, se entregó a las autoridades, informó el martes la policía italiana.

Las autoridades difundieron un video que muestra la llegada de Gegic al aeropuerto Malpensa de Milán, el lunes por la noche. Gegic, prófugo durante más de un año, fue llevado a una cárcel en Cremona, donde se lleva a cabo la investigación de parte del fiscal Roberto Di Martino sobre el arreglo de partidos. Más de 50 personas han sido detenidas y más de 100 están bajo investigación.

Presuntamente, Gegic fue un vínculo con la sede asiática del grupo que organizaba los fraudes en los partidos. Se le ha acusado de asociación ilícita y fraude deportivo, y podría ser interrogado antes de que concluya la semana.

Gegic jugó en el Vicenza italiano entre 1998 y 2000. Militó también en algunos clubes turcos, y entre 2007 y 2011 fue jugador del Chiasso de Suiza.

"Los magistrados han hecho un gran trabajo. Han descubierto todos los partidos arreglados, al menos aquellos en los que yo aposté", dijo Gegic en una entrevista antes de salir de Serbia, publicada el martes por el diario La Gazzetta dello Sport.

Agregó que otro presunto participante en los partidos arreglados, Hristyian Ilievski, se entregará pronto a las autoridades.

"Está cansado, como yo", explicó Gegic.

Indicó que los abogados le recomendaron no entregarse el año pasado, cuando se abrió el caso, y dijo que había entrado y salido de Italia sin problemas durante el último año y medio.

"Me consideran un mafioso, pero nunca arreglé partidos personalmente ni amenacé a alguien", dijo Gegic al diario deportivo italiano. "Ahora espero que todo se aclare. Quiero dejar atrás este caso".

La investigación en Cremona, así como casos relacionados en Bari y Nápoles, ha derivado en que se descuenten puntos a varios clubes en las últimas dos temporadas. Le acarreó además una suspensión de cuatro meses a Antonio Conte, el técnico del campeón de liga Juventus, por no reportar el arreglo de partidos hace dos años, cuando dirigió al Siena. Asimismo, el ex capitán del Atalanta, Cristiano Doni, fue suspendido del fútbol por cinco años y medio, y el ex capitán de la Lazio, Giuseppe Signori, fue detenido.

Los fiscales han dado detalles de una amplia operación de arreglo de partidos, que llegaba incluso a Singapur y a Sudamérica, y que operó durante más de 10 años.

"En Singapur, es posible apostar 15.000 euros (20.000 dólares) en partidos de la Serie A y en directo. Cada 'clic' (en los sitios de internet donde se apuesta) puede valer 15.000 euros. En 20 minutos puedes ganar mucho dinero", dijo Gegic a la Gazzetta. "Y el pago crece si no hay goles. Por eso, en las grabaciones telefónicas, se pedía que el marcador se mantuviera 0-0 durante el mayor tiempo posible".

"Necesitas que muchos jugadores se involucren para hacer eso. Pero si alguien está dispuesto a poner 10 millones de dólares en la mesa para un partido, ¿no piensan que hará todo lo posible por asegurarse del resultado?", añadió Gegic. "Las apuestas deportivas son una plaga mundial. No sé cómo podrán detenerse".

Italia apenas se recupera del escándalo de 2006 por arreglo de partidos, el cual derivó en que la Juventus descendiera a la Serie B por una temporada, y en que se quitaran puntos a varios equipos más, así como en severas suspensiones para directivos de clubes y del arbitraje.