La presidenta Cristina Fernández instó el martes a que la Unión de Naciones Sudamericanas debata en su próxima reunión en Lima sobre el "colonialismo judicial" que puede afectar a los países de la región, en referencia al fallo de un juez estadounidense que condenó a Argentina a pagar a bonistas 1.330 millones de dólares.

Durante un almuerzo con el presidente de Perú Ollanta Humala, de visita en Argentina, Fernández dijo que los presidentes de los países socios de ese bloque "tendremos que debatir algunas cuestiones... problemas que nos son comunes a los países de América del Sur, problemas que hoy está teniendo Argentina respecto de cierto colonialismo judicial en cuanto al tema de deuda soberana". El encuentro de la Unasur será el viernes.

El juez Thomas Griesa ordenó la semana pasada al gobierno argentino pagar el 15 de diciembre esa cifra millonaria a ciertos fondos de inversión que Fernández denomina "fondos buitres". El Ejecutivo apeló el lunes ante la Cámara de Apelaciones de Nueva York la medida judicial que considera injusta.

"Es un tema que hoy afecta a la Argentina, pero que si uno lo mira con un poco más de proyección es un problema que debiera interesarle no solamente a los países de América del Sur, sino que debiera interesarle a todos los países del mundo y sobre todo a aquellos países desarrollados que están teniendo hoy crisis similares y tal vez más graves que las que nosotros afrontamos en materia de deuda soberana", sostuvo la mandataria ante una audiencia formada por funcionarios de los dos países e integrantes de organizaciones de derechos humanos.

Señaló que corresponde hablar del tema dentro de la Unasur porque "es un ámbito apropiado para que podamos profundizarlo y darle más densidad de la que hemos logrado".

La presidenta indicó que de los desafíos que se plantearon a partir de 2003 en Argentina el más importante fue el de afrontar el cese de pagos de la deuda soberana que se produjo a fines de 2001, en plena crisis económica, circunstancia que tuvo "un peso que durante décadas impidió el crecimiento" del país.

Si Buenos Aires se niega a pagar, el juez Griesa dispuso que el Bank of New York Mellon congele los pagos que Argentina abona a un grupo mucho mayor de bonistas que aceptaron la restructuración de su deuda en 2005 y 2010 con quitas importantes de capital. Ese grupo tiene más de 20.000 millones de dólares en bonos devaluados.

El fallo a favor de la firma NML Capital Ltd., un fondo dirigido por el multimillonario Paul Singer, fue emitido justo antes del fin de semana festivo en Estados Unidos por el Día de Acción de Gracias y las consecuencias para Argentina fueron severas, ya que se produjo una caída en los bonos argentinos en Nueva York.

Fernández también propuso que los países sudamericanos fijen estándares comunes en materia de legislación, en materia económica y de inversiones.

"Queremos que esta década ganada (en Argentina) sea también una década ganada para todos los países. Para eso tenemos que estandarizarnos de manera tal que los que vengan a invertir lo hagan en paridad de igualdad condiciones para toda la región", dijo.

La idea es que "el que venga a invertir, venga porque le conviene, pero no porque hemos renunciado a la defensa de algunos de los derechos de nuestros pueblos", concluyó.

Fernández y Humala analizaron profundizar y potenciar el acuerdo de asociación estratégica, complementación y cooperación entre ambas naciones, suscrito por los cancilleres de ambos países en 2010, informó la presidencia.

También pasaron revista al grado de avance en materia de cooperación en agricultura y pesca, producción vitivinícola y transferencia de tecnología industrial. Al término de su audiencia, suscribieron seis acuerdos bilaterales y un comunicado conjunto.

Además, los cancilleres de Perú, Rafael Roncagliolo, y de Argentina, Héctor Timerman, firmaron el protocolo modificatorio sobre el traslado de personas condenadas.