La presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció hoy su intención de plantear un debate sobre el "colonialismo judicial" en la próxima cumbre de Unasur, prevista para el viernes en Lima, tras el fallo de un juez de EE.UU. favorable a fondos especulativos contra los intereses del país suramericano.

Fernández consideró que un fallo como el dictado por el juez federal estadounidense Thomas Griesa "a todos los países debiera interesarles" porque, dijo, se trata de "colonialismo judicial".

En un demoledor fallo contra Argentina que abre las puertas al fantasma del "default" técnico (suspensión de pagos), Griesa ordenó el pasado miércoles al país el pago de 1.300 millones de dólares a fondos especulativos que exigen el reintegro del total de los bonos soberanos argentinos en su poder, tras rechazar reestructuraciones de deuda planteadas en 2005 y 2010 por el Gobierno después de la suspensión de pagos de 2001.

"La Unasur es un ámbito apropiado para hablarlo y para que podamos tornarlo y darle mayor densidad (al bloque regional)", agregó la presidenta durante el almuerzo de honor que ofreció hoy al mandatario peruano, Ollanta Humala.

"Debemos lograr un estándar regional que impida que desde el exterior se pivotee sobre algún país para conseguir allí cosas en detrimento de otros", insistió.

Argentina apeló anoche la decisión de Griesa, horas después de que un grupo de acreedores pidiera también la suspensión del fallo, que obliga al país a pagar a los fondos especulativos antes del 15 de diciembre, cuando se cumple el plazo del pago de otros 3.500 millones de dólares a bonistas que sí aceptaron las condiciones de las reestructuraciones de deuda.

La moción de emergencia planteada por Argentina busca asegurar "los pagos de intereses a los tenedores de bonos" el próximo 15 de diciembre mientras la Cámara de Apelaciones de Nueva York se pronuncia sobre el recurso argentino.

El objetivo, según fuentes oficiales, es proteger los intereses de los acreedores que ingresaron al canje, que tuvo un nivel de adhesión del 93 por ciento, dado que la decisión del juez federal de Nueva York puede afectar a los pagos de deuda pendientes de Argentina para diciembre.

El próximo día 2, está prevista la cancelación de 45 millones de dólares del Global 2017, un título emitido durante el canje de 2010, aunque el mayor vencimiento del año llegará el 15 de diciembre, con el pago de 3.500 millones de dólares del Cupón PIB.

Antes de final de año debe saldar otros 617 millones de dólares de los llamados "bonos descuento".

Un impago de la deuda podría llevar a Argentina a una situación de "default" técnico y provocar serias dificultades financieras para el país, que sufrió en 2001 la mayor crisis económica de su historia reciente.

El Gobierno argentino ha manifestado su intención de agotar todas las vías legales para levantar el fallo de Griesa.