El coronel retirado Daniel Choike, exresponsable del centro de detención al que fue trasladado en EE.UU. el soldado Bradley Manning, acusado de filtrar miles de documentos a WikiLeaks, defendió hoy en una audiencia las medidas de seguridad bajo las que permaneció el soldado.

Tras su detención en Irak, Manning llegó en julio de 2010 al penal que alberga la base de Infantería de Marina en Quantico (Virginia) bajo la advertencia de que era un reo en "riesgo de suicidio", lo que requería una vigilancia especial y unas medidas, como dormir desnudo, que han sido consideradas como "punitivas" por su defensa.

Aunque esa categoría luego fue rebajada a 'prevención de autolesión', durante los cinco primeros meses de los nueve que pasó en Quantico sólo se le permitió salir al aire libre 20 minutos al día.

Choike señaló que eran conscientes de la "importancia del caso", así como de la "cobertura mediática" que generó, y añadió que se tomaron los procedimientos necesarios para evitar que Manning sufriera ningún daño, ya que antes de su llegada se había suicidado un preso.

"Necesitamos asegurarnos de que hemos aprendido las lecciones del suicidio anterior", escribió en un correo electrónico a sus subordinados el entonces teniente general George Flynn, comandante general del Mando de Desarrollo de Combate del Cuerpo de Marines, a quien la red de apoyo a Manning acusa de haber ordenado esas medidas contra el detenido.

El abogado defensor, David Coombs, llamó la atención sobre el interés que podría tener un militar de tan alto rango en el caso de Manning, a lo que Choike aseguró que también era consciente del interés del caso, aunque señaló que no estaba interesado en los "detalles".

El abogado presentó una moción de 109 páginas en julio en la que pidió que se retiraran todos los cargos contra su cliente, en virtud del artículo 13 del código que rige la Justicia Militar.

Coombs denunció que durante su estancia en Quantico, Manning tuvo que estar desnudo delante de los guardias que lo observaban fuera de la celda, se le prohibió realizar ejercicio físico y fue obligado a responder verbalmente cada cinco minutos para asegurar que no trataba de suicidarse, entre otras órdenes vejatorias.

En abril de 2011, el soldado fue trasladado a la prisión de la base Fort Leavenworth (Kansas), donde el propio Coombs ha reconocido que han "mejorado" sus condiciones y desde donde es trasladado hasta la base de Fort Meade (Virginia) para las audiencias.

Manning, presente en la audiencia, está acusado de 22 cargos el más grave de los cuales, el de ayudar al enemigo, podría acarrearle hasta la cadena perpetua.

Está previsto que durante la serie de audiencias que comenzaron hoy y se prolongarán hasta el domingo, Manning declare por primera vez desde que se inició el proceso aunque no se ha especificado el día, debido a la extensión de los testimonios.

La juez de la corte marcial que lleva el caso, Denise Lind, ha fijado el juicio para el 4 de febrero próximo.