España pedirá hoy a la Comisión Europea que aumente los controles aduaneros para evitar que las importaciones de tomate procedentes de Marruecos queden exentas del pago de aranceles, según fuentes diplomáticas.

El asunto se tratará, a petición de la delegación española, en el apartado de puntos "varios" de un Consejo de ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea.

El ministro español del ramo, Miguel Arias Cañete, trasladará a Bruselas y a los países de la UE la gran "preocupación" de España por la caída de los precios, que hace que el sector esté "atravesando actualmente una situación muy difícil motivada por el bajo nivel de las cotizaciones que se registran en el mercado comunitario".

España considera necesario "que se haga un análisis por parte de la Comisión de las razones que están motivando la situación de este mercado y las repercusiones que ese nivel de cotizaciones tiene en los precios percibidos por los productores, tanto comunitarios como marroquíes", según consta en el texto que presentará el ministro a sus homólogos.

Asimismo, Madrid reclama que se lleve a cabo "un seguimiento de los derechos que se están liquidando en las aduanas cuando los precios se sitúan por debajo del precio de entrada acordado con Marruecos".

España indica que la campaña "comenzó con precios buenos" por la escasez de oferta motivada por el retraso de las producciones en Marruecos y España.

Sin embargo, desde finales de octubre el valor a tanto alzado del tomate importado de Marruecos ha experimentado "un descenso continuado hasta alcanzar un mínimo de 36 euros por 100 kilos el pasado 6 de noviembre, frente al precio de entrada acordado con Marruecos de 46,1 euros por cada cien kilos".

Durante todo el mes de noviembre el precio ha estado por debajo del acordado con Marruecos, "en niveles que darían lugar a una percepción de derechos arancelarios que variarían entre 0,9 y 29,8 euros por cada 100 kilos", añade el documento español.

Aparte de ese tema, en el Consejo del miércoles y jueves los ministros debatirán las propuestas incluidas en la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) para los pagos directos, las ayudas de desarrollo rural y la Organización de Mercado Única.

En un almuerzo de trabajo, analizarán las repercusiones que puede tener para la reforma de la PAC el hecho de que todavía no exista un acuerdo sobre el próximo marco presupuestario 2014-2020.