La Policía colombiana presentó hoy un ambicioso plan de seguridad para la época de Navidad, que incluye el despliegue de 168.000 policías en el país andino.

El director General de la Policía de Colombia, general José Roberto León Riaño, dijo a periodistas que el Plan Navidad "comenzó hoy y finalizará el 13 de enero de 2013".

Inicialmente, la operación se implementará en 18 ciudades del país, la mayoría de ellas en el suroeste, entre ellas, Cali, la capital del departamento del Valle del Cauca, que registra altos niveles de delincuencia de todo tipo.

León Riaño detalló que "el apoyo de 27 escuelas de formación en todo el país, será complementado por el Grupo de Operaciones Especiales (GOES), el Área de Aviación y grupos elite de la Policía".

El plan contempla, igualmente, vigilancia especial sobre 37 carreteras principales colombianas, así como el control en terminales y aeropuertos para garantizar la seguridad de los viajeros en sus vacaciones de Navidad y fin de año.

Agregó que la Policía ofrece recompensas de hasta 5 millones de pesos (unos 2.742 dólares) "para quienes denuncien disparos al aire, fábricas o depósitos clandestinos de pólvora, así como establecimientos no autorizados para la venta de licor o sitios donde se elaboren y expendan bebidas adulteradas".

En Colombia existe la costumbre de que al filo de la media noche de Navidad y Año Nuevo, se hagan disparos al aire como muestra de alegría y en no pocas ocasiones, cobran vidas.

La prueba piloto para poner en marcha este plan se realizó en los primeros 20 días de este mes y en ella la Policía logró incautarse de 1.998 armas de fuego, cerca de 13 toneladas de pólvora y 15.692 botellas de licor adulterado.

"A estos resultados se suma la captura de 1.805 delincuentes especializados en el hurto a personas, 170 por hurto a residencias y 806 vinculados con la modalidad de hurto a establecimientos comerciales", dijo León Riaño.

El cargo también hizo un llamamiento a la población para que observen buen comportamiento teniendo en cuenta que del total de muertes violentas registradas durante la Navidad y el Año Nuevo anteriores, el 47 por ciento obedeció a la intolerancia.