Familiares, amigos y fanáticos del boxeador Héctor "Macho" Camacho acudían el martes a rendirle tributo en un velatorio público en Puerto Rico.

El servicio fúnebre se realiza una cancha de básquetbol en la sede del Departamento de Recreación y Deportes en la capital puertorriqueña. El púgil, que murió el sábado, estaba vestido de blanco y tenía un crucifijo de oro en el pecho.

Su madre, María Matías, lloró y le acarició el rostro a Camacho, poco antes de que comenzara el servicio al que, al ritmo de la salsa, acudieron varias figuras del boxeo puertorriqueño, entre ellas el ex campeón mundial Wilfredo Benítez.

Camacho falleció tres días después de recibir un balazo en el rostro al ser tiroteado mientras estaba con un amigo en su ciudad natal de Bayamón. Su abogado indicó que el funeral y entierro serán en Nueva York, donde Camacho creció, aunque no se han dado detalles.