La nueva rivalidad generada entre los Nets de Brooklyn y los Knicks de Nueva York se saldó con triunfo para los primeros al vencer en la prórroga por 96-89 en su nuevo campo del Barclays Center.

El veterano alero Jerry Stackhouse, que vistió el uniforme con el número 42, el mismo que llevó el legendario Jackie Robinson del equipo de béisbol de los Dodgers de Brooklyn, anotó un triple cuando faltaban menos de cuatro minutos de la prórroga y rompió en el empate en el marcador que dio la ventaja definitiva a los Nets porque ya no la perdieron el resto del camino hasta el final.

La victoria permitió a los Nets (9-4) empatar en el primer lugar de la División Atlántico con los Knicks, que no compartían liderazgo con sus nuevos vecinos desde el 30 de noviembre de 1997.

Mientras que la última vez que los Knicks fueron líderes en la División Atlántico fu el 30 de enero del 2007.

Antes del triple de Stackhouse, que se convirtió en el factor sorpresa ganador y sexto hombre de los Nets al conseguir 14 puntos, incluidos cuatro triples en cinco intentos, el ala-pívot reserva Reggie Evans también fue decisivo en la aportación de 14 rebotes.

Mientras que el pívot titular estadounidense de origen cubano Brook López logró un doble-doble de 22 puntos, 11 rebotes y puso cinco tapones, dejándolo como el líder indiscutible en el juego bajo los aros frente a los hombres altos de los Knicks.

El base estrella Deron Williams también se mantuvo en su línea de estrella y director del juego del equipo y logró otro doble-doble de 16 puntos, 14 asistencias, seis rebotes, tres recuperaciones y balón y perdió cuatro.

Mientras que el alero Gerald Wallace llegó a los 16 y evitó que los fallos del escolta Joe Johnson, que volvió a fallar en los partidos decisivos, esta vez no se convirtiese en derrota de los Nets.

Johonson, el fichaje estrella de los Nets en el verano, logró sólo ocho puntos después de fallar 9 de 12 tiros de campo, en un partido en el que ninguno de los dos equipos tuvo ventajas en el marcador superiores a los siete tantos.

El partido, que tuvo un ambiente de auténtica fase final, se tenía que haber disputado el pasado 1 de noviembre y de ser el inaugural de la nueva temporada para ambos equipos, pero el paso destructivo del huracán "Sandy" forzó a su aplazamiento.

La victoria dejó a los Nets con marca de 7-1 en su nuevo campo Barclays Center y a los Knicks con 4-4 fuera del Masison Square Garden (5-0), donde están invictos.

El alero Carmelo Anthony volvió a ser el líder de los Knicks al aportar un doble-doble de 35 puntos y 13 rebotes, pero no pudo conseguir los tantos decisivos en la prórroga.

Lo mismo sucedió con el pívot Tyson Chandler, que logró un doble-doble de 28 puntos, 10 rebotes y dos recuperaciones de balón, sin que tuviese protagonismo en la prórroga.

Mientras que el resto de los jugadores de los Knicks, incluido el escolta-alero J.R.Smith, no pudieron alcanzar los dobles dígitos y el veterano Jason Kidd no jugó al sufrir espasmos en la espalda.

El base argentino Pablo Prigioni jugó 11 minutos con los Knikcs y se fue sin anotar al no hacer ningún tiro a canasta, capturó dos rebotes y dio una asistencia.