Una delegación de funcionarios turcos y de la OTAN comenzará a examinar los posibles emplazamientos de misiles Patriot en la zona fronteriza de Turquía con Siria, dijeron el lunes autoridades militares.

Al parecer Siria cuenta con varios centenares de cohetes tierra-tierra capaces de transportar ojivas químicas, y Turquía, aliada de la OTAN, teme que la guerra civil de la nación vecina afecte finalmente la integridad de su territorio.

Una declaración militar dijo el lunes que los emplazamientos seleccionados, el número de baterías que serán emplazadas y el personal de asistencia serán concertados tras el examen de los lugares, que comenzará el martes. Agregó que ya se realizan las labores para ligar esos sistemas con la defensa aérea turca.

Alemania, Holanda y Estados Unidos disponen del modelo avanzado Patriot PAC-3 que desea Turquía para interceptar cohetes balísticos.