Las FARC recibieron el lunes una respuesta negativa a su petición al presidente Barack Obama para que indulte a uno de sus líderes preso en Estados Unidos a fin de que pueda participar en el proceso de paz entre el grupo rebelde y el gobierno del mandatario Juan Manuel Santos.

"Nosotros no somos parte del proceso. Solo anotaría que (el rebelde Simón) Trinidad está encarcelado y lo seguirá estando", aseguró Ricardo Zúñiga, director de la Oficina para el Hemisferio Occidental de la Casa Blanca, en una entrevista publicada el lunes en el diario bogotano El Tiempo.

El sábado, Andrés París, uno de los voceros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Cuba, insistió en el pedido al mandatario estadounidense: "Hemos solicitado respetuosamente el concurso del presidente Barack Obama para que permita mediante el indulto la presencia física del camarada Simón Trinidad... en la mesa de conversaciones de La Habana".

Trinidad, de 62 años y cuyo verdadero es Ricardo Palmera, está preso en Estados Unidos desde diciembre de 2004 por el secuestro un año antes de tres contratistas estadounidenses cuya avioneta se accidentó y cayó en territorios del sur de Colombia dominados por las FARC. Los tres norteamericanos fueron liberados por el ejército colombiano en julio de 2008 junto a la política colombo-francesa Ingrid Betancourt y 11 militares y policías.

Al ser preguntado por el aporte de Estados Unidos al naciente proceso de paz, el hondureño Zúñiga respondió que "nuestro aporte más importante es que se entienda que Estados Unidos respalda la decisión del presidente Santos. Continuaremos cooperando con Colombia en toda una gama de asuntos, entre ellos la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado".

Las FARC y el gobierno firmaron un acuerdo marco en agosto tras realizar conversaciones secretas y anunciaron sus delegados entre los cuales el grupo rebelde designó a Trinidad, condenado en 2008 a 60 años de prisión en Estados Unidos.

Según las FARC, la esposa e hija de Trinidad murieron durante un bombardeo del ejército a un campamento rebelde ordenado por el gobierno del ex presidente Alvaro Uribe (2002-2010).

El gobierno de Santos abrió formalmente el 18 de octubre en Oslo, Noruega, la mesa para los diálogos de paz con las FARC. Después de algunas semanas de receso, las conversaciones se retomaron el pasado lunes en la capital cubana, que será la sede permanente de las mismas.

Cuba y Noruega son los garantes del proceso. En tanto, Venezuela y Chile figuran como acompañantes.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino