Miles de trabajadores bengalíes bloquearon el lunes las calles de un suburbio de Daca, apedrearon edificios y desbarataron vehículos al tiempo que exigían justicia para 112 personas muertas en un incendio de una fábrica de ropa que dejó entrever las condiciones laborales inseguras de una industria que le produce a importantes firmas del mundo.

Unas 200 fábricas cerraron por el día después de que empezaron las protestas en Savar, la zona industrial donde se produjo el letal incendio del sábado. Los manifestantes bloquearon una carretera importante.

El gobierno anunció que el martes será un día de duelo nacional y la bandera del país ondeará a media asta en honor de los muertos.