La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Susan Rice, se reúne esta semana con varios senadores para responder a preguntas sobre su papel en la respuesta del Gobierno al ataque del consulado estadounidense en Bengasi (Libia), informó hoy la revista The Hill.

Rice, considerada la favorita del presidente Barack Obama para reemplazar a Hillary Clinton al frente del Departamento de Estado, se reunió hoy individualmente con varios senadores demócratas y republicanos y continuará sus encuentros el martes, según fuentes citadas por esa revista especializada.

Aunque se desconocen los nombres de todos los senadores implicados, entre ellos se encuentra el republicano John McCain, uno de los más críticos con Rice, que confirmó a la revista The Daily Beast que se reunirá con la embajadora a petición de ella.

"Si alguien quiere verme, sería inapropiado para mí decirle: 'No, no voy a reunirme contigo'- dijo McCain a la revista-. Me reuniré contigo y escucharé tu versión de por qué diste información falsa a los estadounidenses".

La visita de Rice se produce cuando empiezan a menguar las críticas en su contra de republicanos como McCain, que cuestionan su credibilidad debido a la ronda de entrevistas televisivas que hizo días después del ataque del pasado 11 de septiembre en Bengasi, que les costó la vida al embajador Chris Stevens y a otros tres estadounidenses.

En esas entrevistas, Rice atribuyó el ataque a protestas espontáneas alrededor del consulado, pese a que las primeras informaciones de la CIA ya apuntaban a un ataque terrorista planificado, según reveló hace dos semanas el exdirector de esa agencia de inteligencia, David Petraeus.

No obstante, varios medios estadounidenses informaron la semana pasada que la Oficina del director de Inteligencia Nacional (DNI), James Clapper, eliminó las palabras "terrorismo" y "Al Qaeda" de los informes sobre el ataque en Bengasi, lo que parece explicar la versión que después defendió Rice en televisión.

Tras conocerse esa noticia, McCain se mostró abierto a escuchar a Rice, pese a haberse comprometido a vetar su posible nominación como secretaria de Estado.

"Daré a todo el mundo la oportunidad de explicar su posición y las acciones que han tomado. Estaría encantado de tener la oportunidad de hablar sobre estos asuntos con ella", dijo McCain el domingo en el programa Fox News Sunday.

La semana pasada, cien legisladores republicanos enviaron una carta a Obama en la que se oponen a la posible nominación de Rice como secretaria de Estado, al estimar que las "declaraciones engañosas" que hizo "han causado un daño irreparable a su credibilidad".

Obama ha tachado de "intolerables" las críticas a Rice, "que no tuvo nada que ver con Bengasi y que simplemente hizo una presentación basada en inteligencia que había recibido", indicó en una conferencia de prensa a mediados de mes.