Una leyenda viva del cine, Robert Redford, ha visitado hoy Madrid para impulsar el Sundance Channel, canal de televisión a través del cual difunde el espíritu del famoso festival de cine independiente y que no es sino el suyo propio: "La palabra 'independiente' resume mi manera de ver la vida", ha dicho.

En una entrevista con Efe, el protagonista de clásicos como "El golpe" o "Las aventuras de Jeremiah Johnson" y director premiado con un Óscar por "Gente Corriente", ha asegurado que su lema es "mantener la independencia, no estar atrapado en las convenciones o en los pensamientos de la mayoría... Siempre estoy buscando nuevas voces, nuevas ideas".

Por ese afán de independencia, vino a España cuando se tomó un año sabático en el comienzo de su carrera, y por eso ha vuelto a este país para "ofrecer este regalo" que tiene como objetivo, a través de la plataforma de televisión Imagenio, democratizar ese festival cada vez más cotizado pero que ocurre a temperaturas bajo cero en la América profunda.

"Queríamos ampliar lo que hacemos en el festival, porque solo dura 10 días y es en las montañas de Utah. Puedes esquiar y ver películas en un lugar tan extraño lo hace muy interesante", explica quien, en 1985, mucho antes de que el cine independiente fuera un negocio en Hollywood, decidió abrir este certamen al que bautizó como Sundance en honor a su personaje en "Dos hombres y un destino".

"No sabía si iba a tener éxito, porque era algo muy arriesgado. En el año 85 no había realmente un cine independiente estadounidense, por lo que apoyar a esos cineastas era un riesgo. Luego fueron saliendo filmes como 'Sexo, mentiras y cintas de vídeo', que nosotros estrenamos y ya en 1992 nos hicimos internacionales", rememora.

En los años sucesivos, lo "indie" se puso de moda y hasta los Óscar premiarían a cineastas como los hermanos Coen o Ang Lee. "Llegó un momento, como hace cuatro años, que nos hicimos tan grandes que no podíamos crecer más en Park City. Deberíamos llevar una versión de este festival a otros sitios", lo que ha impulsado este canal en el que se verán películas, series y documentales.

Pero mientras mira hacia delante para promocionar talentos y lucha por llevar esas nuevas maneras a todo el mundo con este canal que llegó a Europa en 2009 y ahora estará en el número 46 de Movistar Imagenio y en el 45 de Euskatel, Redford no puede evitar ser un clásico a la hora de hacer sus propias películas.

"Soy clásico en cuestión de contar historias. Yo crecí con las historias contadas de esa manera, y ahora puedes hacer muchas películas con acción, efectos especiales, explosiones, con exóticas imágenes, pero para mí lo importante sigue siendo el argumento. Qué personajes, qué emociones mantienen la trama", explica.

Su última película, presentada en el Festival de Venecia, se llamaba, precisamente, "The Company You Keep", y en ella se reunió con viejos amigos como Julie Christie, Susan Sarandon, Chris Cooper o Richard Jenkins, y la reflexión sobre la vieja y la nueva escuela sobrevolaba sobre su intriga política.

"Me centré en la historia de que eran radicales en los 70 y cómo son ahora. ¿Se arrepienten? ¿Siguen pensando igual? Quizá no están de acuerdo todavía pero mantienen su lealtad entre ellos", resume, y recuerda entre los amigos desaparecidos a su director fetiche, Sidney Pollack, y su compañero de fatigas, el gran Paul Newman.

"Sidney era mi amigo director, y nos conocimos al principio de nuestras carreras y Paul era mi amigo actor", explica, aunque los dos, como él, alternaran las labores a los dos lados de la cámara, algo que a él le hace sentir "un poco esquizofrénico, supongo", bromea.

Pero después de esa espléndida "compañía" que ha reunido en el filme que todavía no ha estrenado en España, promete que llegará a tiempo para proyectar en Cannes un proyecto nuevo todavía más radical: "All Is Lost", que dirige e interpreta como único actor frente a la pantalla y sin diálogos.

"Es la historia de un marinero solo ante una tormenta en el océano Índico. Narra en detalle y sin palabras lo que hace para sobrevivir. La he rodado en México, en el mismo set que James Cameron utilizó para 'Titanic'", ha adelantado en un encuentro con varios periodistas.

Y, hablando de ser valiente, ¿se atrevería Redford, defensor de tantas causas, a entrar en política? "Sería un gran error. Me volvería loco. Me parece un ambiente demasiado limitado y restrictivo, no va con mi espíritu de independencia. A tenor de los últimos acontecimientos en Estados Unidos, me parece que es un carnaval del absurdo", ha concluido.

Mateo Sancho Cardiel