El presidente Evo Morales, en el gobierno desde 2006, mejoró 11 puntos su nivel de aprobación de 48% a 59% en los últimos seis meses, según una reciente encuesta.

Las zonas rurales se mantienen leales al mandatario de origen aymara mientras que en centros urbanos mejoró su popularidad, según la encuesta de Ipsos Opinión, Apoyo y Mercado publicada el lunes por el diario El Deber.

Un 21% de los encuestados valoró la ejecución de obras; un 16% la ayuda a los pobres y 11% dijo que el mandatario hace buena gestión.

El nivel de desaprobación disminuyó de 46% a 33% y un 19% de quienes lo reprobaron mencionaron que Morales "no gobierna para todos", otro 15% calificó de mala la gestión y un 10% indicó que le falta capacidad para resolver conflictos sociales.

El estudio consultó entre el 5 y 23 de octubre a 1.606 personas de las nueve ciudades más grandes del país y 14 localidades rurales con un error de 3,1%.

Hasta ahora el nivel más bajo ha sido el 34% obtenido a principios de 2011 tras un duro ajuste en el precio de los carburantes que el mandatario anuló a los pocos días ante la ola de protestas populares. Su techo ha sido de 69% en enero de 2010 cuando comenzó su segunda gestión.

Después su popularidad osciló entre altas y bajas. Su gobierno se ha visto favorecido por una extraordinaria coyuntura de buenos precios de las materias primas --gas y minerales-- que el país no ha visto en décadas.

Morales anunció su intención de ir a una nueva relección a finales de 2014 y en los últimos meses aumentó sus apariciones públicas diarias entregando obras.

La oposición política todavía es débil, carece de un solo líder está dividida. Su nivel de aprobación apenas alcanzó a 24% según la misma encuesta.