El tribunal que juzga a 39 personas acusadas de un supuesto intento de asesinar en 2009 al presidente boliviano, Evo Morales, reanudó hoy sus audiencias y no resolvió una petición planteada hace tres semanas por el detenido húngaro Elöd Tóásó para defenderse en libertad, informó a Efe su abogado.

El defensor de Tóásó, Sergio Rivera, dijo que el tribunal, encabezado por el juez Sixto Fernández, no respondió a la petición y se ha extendido en los plazos para hacerlo pese a que su cliente lleva detenido más de tres años, desde el 16 de abril de 2009, sin tener una sentencia.

El Código de Procedimiento Penal establece una duración máxima de tres años para todo proceso desde el primer acto en un caso, y la reclusión del húngaro ha rebasado ya el plazo en varios meses.

Rivera dijo que intervino en la audiencia reanudada en la ciudad sureña de Tarija para ratificar la denuncias de Tóásó de que fue torturado tras haber sido detenido en 2009 por la policía boliviana en la ciudad oriental de Santa Cruz.

Tóásó y el croata-boliviano Mario Tadic, que también está acusado del presunto complot, fueron capturados durante un operativo en el que murieron el croata-húngaro-boliviano Eduardo Rózsa, el rumano Magyarosi Arpak y el irlandés Dwayer Michael Martin.

Según el Gobierno, los cinco formaron una célula terrorista que pretendía asesinar en 2009 a Morales y apoyar la secesión territorial del departamento de Santa Cruz, entonces sede de un fuerte movimiento autonomista opositor al gobernante.

Todos los acusados han sostenido que la denuncia fue parte de un plan montado por el Gobierno para desacreditar al movimiento autonomista y perseguir a varios de sus líderes que se fugaron del país, alegando que no hay garantías para defenderse en Bolivia.

De su parte, el abogado Gary Prado Arauz, hijo del general retirado Gary Prado Salmón, que fue el captor del guerrillero Ernesto Che Guevara en 1967, dijo que el tribunal ha rechazado la petición de su padre acusado para no ser juzgado en Tarija, sino en Santa Cruz donde reside, está lisiado y en silla de ruedas.

El abogado reconoció que también está vigente una orden del juez para arrestar a su padre por no presentarse en Tarija, pero reiteró que no lo hace porque su salud está en peligro.

Este nuevo período de audiencias tiene previsto durar hasta el próximo viernes, tras haberse reanudado más de tres semanas después de la última celebrada a fines de octubre en la misma ciudad.