La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, dijo hoy que no puede investigar las supuestas violaciones que la jueza María Lourdes Afiuni, detenida por una decisión que despertó la condena internacional, aseguró haber sufrido en prisión porque no ha recibido una denuncia al respecto.

"Esos delitos solamente procede la investigación a requerimiento de la parte afectada. Es necesario el traslado de la ciudadana abogada Afiuni al Ministerio Público para que formule la denuncia", señaló Ortega Díaz a periodistas.

La fiscal argumentó que así lo dicta el artículo 26 del Código Orgánico Procesal Penal que establece que los delitos son enjuiciables "sólo previo requerimiento o instancia de la víctima".

Afiuni, en prisión domiciliaria desde febrero de 2010, denunció en un libro presentado la semana pasada que fue violada y quedó embarazada, aunque después tuvo un aborto, mientras estuvo recluida en una cárcel de Caracas.

La magistrada fue detenida en diciembre de 2009 tras la liberación de un empresario procesado por varios delitos, acto que llevó al presidente venezolano, Hugo Chávez, a pedir públicamente la pena máxima para la jueza.

La ministra para la Mujer, Nancy Pérez, afirmó el viernes pasado que no se ha recibido ninguna denuncia sobre la supuesta violación, pero aseguró que si hay culpables serán castigados.

Sin embargo, la directora regional del Ministerio del Servicio Penitenciario y exdirectora de la cárcel de mujeres en la que estuvo presa Afiuni, Isabel González, rechazó las denuncias y anunció que pondría una querella por injurias contra la jueza.

Organismos internacionales de derechos humanos como Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW) han solicitado la liberación de la magistrada alegando que en este caso hay una "indebida interferencia política" por parte del Ejecutivo.