La Bolsa egipcia continuó hoy acumulando pérdidas y abrió con un descenso de casi el 4 %, después de que el presidente del país, Mohamed Mursi, promulgara el jueves pasado una declaración constitucional para blindar sus poderes.

El principal índice egipcio, el EGX 30, sufrió una caída del 3,97 % en la apertura y se situó en 4.726,04 puntos.

Durante la jornada de ayer, las dudas de los inversores se tradujeron en un derrumbe del 9,59 % del EGX 30, hasta 4.917,73 puntos, al final de la jornada.

Además, en la mañana de ayer, el parqué tuvo que suspender sus cotizaciones al experimentar una bajada superior al 5 %.

El jueves pasado, Mursi emitió una declaración constitucional por la que estableció que todas sus resoluciones son "inapelables y definitivas", lo que ha levantado la ira de la oposición, que mantiene una acampada en la plaza cairota de Tahrir, en cuyas inmediaciones se han registrado choques en los últimos días.