Alain Juppé, que fracasó el domingo en su intento de mediación entre los dos candidatos a liderar la conservadora UMP, afirmó hoy que el expresidente francés Nicolas Sarkozy es el único con autoridad suficiente para conciliar a las partes.

Sarkozy es "claramente el único hoy con autoridad suficiente para proponer eventualmente una salida que yo por mi parte no percibo", declaró Juppé en una entrevista a la emisora de radio "RTL".

El exprimer ministro, fundador de la Unión por una Mayoría Popular (UMP), ignora si Sarkozy puede "calmar" la situación y animar a los aspirantes Jean-François Copé y François Fillon a sentarse en una mesa para discutir una solución, pero en cualquier caso declaró: "es su turno".

Sarkozy, que pese a su retirada de la vida pública es considerado por los simpatizantes de la UMP como la mejor opción para ejercer la oposición al presidente socialista, François Hollande, tiene previsto almorzar hoy con Fillon, que fue su primer ministro durante los cinco años de mandato.

En las elecciones primarias que el gran partido de la derecha gala celebró el pasado domingo 18, Copé se proclamó ganador por una diferencia de 98 votos, mientras Fillon denunció que no se contaron más de un millar de papeletas que le darían la victoria.

En una entrevista hoy con la emisora "RMC", Copé justificó su rechazo a la mediación de Juppé y descartó que Sarkozy se inmiscuya en la batalla.

"Nicolas Sarkozy no tiene ninguna intención de mezclarse", dijo Copé que descartó también que el anterior presidente vaya a pedir que se celebren nuevas elecciones internas, como piden algunos de los barones de la formación conservadora.

Copé precisó que, en la reunión que mantuvo ayer con Fillon y Juppé, argumentó que "hay unas reglas del juego fijadas desde hace diez años" que estipulan que hay dos instancias internas que "deciden la regularidad de las elecciones".

La primera ya le proclamó vencedor a él el pasado martes y la segunda (la comisión de recursos) tomará su decisión probablemente hoy mismo.

Esa comisión de recursos "va a decidir y "la siguiente etapa será una mediación política" que habría de limitarse a acabar con el conflicto dentro del partido, indicó

El autoproclamado presidente de la UMP se declaró además dispuesto a aceptar en la nueva dirección que él presida a miembros del sector de Fillon.

Fillon ha denunciado que la comisión de recursos que debe pronunciarse hoy no es imparcial, puesto que, como la primera que proclamó vencedor a Copé, está dominada por dirigentes que hicieron campaña por su rival.