El Gobierno francés reclamó hoy la "disolución completa de ETA", tras la declaración de la organización terrorista que pidió a España y Francia abrir negociaciones y en la que advirtió de las consecuencias de la actitud de ambos países.

El portavoz del Ministerio francés de Exteriores, Philippe Lalliot, en declaraciones a la prensa en respuesta a la nueva demanda de la banda, subrayó el apoyo de su país a "todos los esfuerzos del Gobierno español para acabar con la violencia en el País Vasco".

Lalliot recordó que en los últimos años hubo "importantes progresos gracias a un nivel de confianza ejemplar entre Francia y España, en particular con una cooperación policial y judicial eficaz en la lucha contra el terrorismo".

"Reiteramos nuestro llamamiento a la disolución completa de ETA", concluyó el portavoz francés.

En su último mensaje, la banda emplazó a París y Madrid a discutir sobre los presos y huidos de la banda, el desarme y la disolución de la organización, así como la "desmilitarización" del País Vasco.

Ese mismo mensaje fue repetido en las dos últimas semanas por los exdirigentes etarras Mikel Albisu y María Soledad Iparraguirre durante el juicio en apelación celebrado en París, en el que fueron condenados a 20 años de cárcel, la misma pena que les había impuesto la justicia francesa en primera instancia en 2010. EFE