El rey de Jordania, Abdalá II, instó hoy a Naciones Unidas a diseñar un "plan de emergencia" para atender a los refugiados sirios en caso de que la situación se deteriore aún más en Siria.

El monarca hizo estas declaraciones durante una reunión con la secretaria general adjunta de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valérie Amos, que está de visita en Jordania en el marco de una gira por la región.

Según un comunicado de la casa real jordana, Abdalá II agradeció a Naciones Unidas la ayuda prestada a Jordania con el fin de atender a los más de 240.000 refugiados sirios que se encuentran en su territorio.

Durante su estancia en Jordania, Amos también se entrevistó con el primer ministro, Abdalá Ensur, con quien habló del nuevo campo de refugiados que las autoridades jordanas están construyendo cerca de la ciudad de Zarqa, a 30 kilómetros al este de Ammán.

Este campamento, que se espera sea inaugurado a finales de año, acogerá a 30.000 refugiados, mientras que la primera instalación de este tipo, el campo de Zaatari, alberga a más de 40.000 sirios.

Ensur aprovechó la reunión para pedir más ayuda a la comunidad internacional y para recordar que el gran flujo de refugiados está ejerciendo una gran presión sobre los limitados recursos del Estado.

Más de 2,5 millones de sirios han abandonado sus hogares y alrededor de 400.000 se han registrado como refugiados en los países vecinos, una cifra que según Naciones Unidas ascenderá a 700.000 para finales de año.