El presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, se dirigirá mañana martes a la nación para ofrecer un balance de sus primeros cien días de gestión, informó hoy a Efe una fuente de la Oficina de Comunicación de la Presidencia.

Medina, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD, liberal) accedió al poder el pasado 16 de agosto, tras vencer en las elecciones presidenciales del 20 de mayo con el 51,21 % de los votos al exgobernante Hipólito Mejía (2000-2004), del socialdemócrata Partido Revolucionario Dominicano (PRD), quien obtuvo un 46,95 %.

Medios locales indicaron que el mandatario grabó hoy su mensaje a los dominicanos, que se transmitirá por medio de una cadena de radio y televisión a partir de las 21:00 horas (1:00 gmt del miércoles).

El gobernante cumplió 100 días como presidente el pasado sábado, en medio de reclamos para que se actúe contra los responsables del anterior Gobierno, al que sectores de la sociedad culpan del elevado déficit en las cuentas públicas, calculado en 187.000 millones de pesos (unos 4.675 millones de dólares), en especial al anterior jefe del Estado, Leonel Fernández, del mismo partido que Medina.

Para hacer frente al déficit Medina impulsó una reforma fiscal, ya aprobada, que desencadenó un rechazo frontal en sectores sociales por la subida de precios que supondrá.

Sectores de oposición afirman que no ha atacado con dureza la corrupción y reclaman cambios mucho más profundos.

Una encuesta de la firma Penn, Schoen & Berland realizada a los dos meses del Gobierno de Medina, pero publicada la pasada semana, reveló que el 34 % de los dominicanos aprueba la gestión de Medina, mientras que un 47 % dice que ha sido regular y el 17 % la rechaza.

El estudio establece que el presidente es la segunda figura mejor valorada del país, después de la vicepresidenta, Margarita Cedeño, esposa del expresidente Leonel Fernández.

Sin embargo, la encuesta también explica que el 80 % de los entrevistado cree que la economía local va por un rumbo equivocado, y el 70 % considera que el país no sigue un buen camino.