La supertormenta Sandy ocasionó daños y pérdidas por 42.000 millones de dólares a la ciudad de Nueva York y otras partes del estado, reveló el lunes el gobernador Andrew Cuomo, por lo que la ciudad pedirá al gobierno federal grandes fondos de ayuda para lidiar con el desastre.

El costo incluye 32.000 millones de dólares para reparación y restauración, pero también otros 9.000 millones de dólares para la mitigación de daños y medidas preventivas para la próxima tormenta desastrosa.

Cuomo dijo que los contribuyentes de Nueva York no pueden cubrir el costo. "Sería incapacitante para el estado... los aumentos de impuestos son siempre el último, último, último recurso".

El gobernador se reunió el lunes con la delegación de legisladores que representan a Nueva York para analizar las nuevas cifras. La delegación, Cuomo y el alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, elaborarán entonces una solicitud de ayuda al gobierno federal por desastre.

Bloomberg anunció horas antes el lunes que Sandy causó 19.000 millones de dólares en pérdidas en la ciudad de Nueva York, que fueron parte de los 30.000 millones mencionados por Cuomo.

El alcalde le pidió a los legisladores federales que se asignen casi 10.000 millones de dólares para reembolsos, tanto a los organismos gubernamentales como a las empresas privadas. Eso sería una financiación adicional a los 5.400 millones de dólares en ayuda estándar por desastre que la ciudad calcula que recibirá de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA).

"La ciudad tendrá que luchar para recuperarse a largo plazo, a menos que se entreguen los fondos federales de manera expedita", dijo Bloomberg.

Los fondos de la FEMA y de los seguros privados no cubrirán todos los gastos públicos y privados hechos a raíz de la tormenta, que ocasionó inundaciones que dañaron calles y cerraron restaurantes, dijo Bloomberg.

___

La periodista de The Associated Press Jennifer Peltz en la ciudad de Nueva York contribuyó a este despacho.